•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tanto en la Organización de Estados Americanos (OEA) como en la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos se realizarán hoy sesiones informativas sobre el desarrollo de la crisis que vive Nicaragua desde hace casi tres meses.

En la OEA, “uno esperaría que la Comisión Interamericana (de Derechos Humanos, CIDH) brinde información sobre los diferentes actos de violencia que se han intensificado, sobre la actuación de los grupos progubernamentales (armados) y sobre las actuaciones que ha logrado ya el Meseni, como la negociación para liberar algunas de las personas apresadas ilegalmente”, afirmó Marcia Aguiluz, del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil).

El Consejo Permanente de la OEA convocó a esta reunión hoy para abordar, entre otros puntos de agenda, la situación de derechos humanos en Nicaragua, incluyendo el seguimiento al trabajo del Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y la instalación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en el país.

Aguiluz no descartó la posibilidad de que en esta sesión se emita alguna resolución sobre Nicaragua, pero apuntó que durante el día de ayer no conoció de información sobre algún proyecto de resolución. También estaría dentro de las posibilidades que se convoque a una nueva sesión de seguimiento, incluso convocar a una sesión con los cancilleres.

Lo que sí se esperaría es que los Estados, a través de sus representantes permanentes ante la OEA, expresen su preocupación sobre la situación en Nicaragua “y hagan nuevos llamados al cese de la violencia y al diálogo”, remarcó Aguiluz.

Congreso estadounidense

En la Cámara de Representantes o Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos se celebra hoy una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores, para discutir los esfuerzos que ha hecho la administración estadounidense para promover sus intereses en el hemisferio occidental, incluyendo aquellos relacionados con Venezuela y Nicaragua.

“Es una audiencia muy importante, porque desafortunadamente el Congreso de los Estados Unidos como el pueblo norteamericano en  general están desconectados de la realidad de la situación tan horrible que está transcurriendo en Nicaragua, como Venezuela en la actualidad. Conocen que existen atropellos y abusos de derechos humanos, pero desconocen la masacre que está ocurriendo en Nicaragua y lo que ha pasado en Venezuela”, señaló Arthur Estopinan, cabildero del Congreso estadounidense.

Estopinan destacó que el testimonio que proveerán Kenneth Merten, subsecretario adjunto en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Congreso, y Sarah-Anne Lynch, Administradora Auxiliar Adjunta de la Oficina de América Latina y el Caribe de la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), tendrá un peso relevante para los senadores, quienes podrían tomar más medidas para “seguir presionando al gobierno de Ortega a que garantice los derechos humanos de su pueblo”.