•   Masaya, Chontales y Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los pobladores de Masaya y Juigalpa, donde hay tranques y barricadas, se mantenían en zozobra desde anoche ante posibles operativos armados, mientras que en Carazo, los habitantes temen allanamientos sin órdenes judiciales.

Esta es la situación este miércoles, en la víspera de una marcha organizadapor la Alianza Cívica:

Masaya. Desde la noche corrieron los rumores de un operativo entre antimotines y parapolicías para quitar los tranques y barricadas, en especial los que están en Monimbó.

Los pobladores deunciaron que notaban la presencia de decenas de camionetas, lo que elevó el temor de un ataque armado.

En Monimbó la zozobra se da porque el gobierno ha anunciado que reeditará el repliegue hasta ese bario, donde hay barricadas para protegerse de los ataques armados de los parapolicías.

Una larga fila de camiones había esta mañana en Juigalpa. Cortesía/END

Juigalpa. La población de Juigalpa también amaneció hoy con miedo, tras escuchar anoche detonaciones de armas de fuego y de morteros en distintos puntos de la ciudad, lo que despertó temor ante un posible ataque contra un tranque, pero no hubo ningún operativo.

Esta mañana de miércoles había una fila de furgones, desde el cementerio de la ciudad hasta el tranque ubicado a la salida Juigalpa - Managua., pudo constatar El Nuevo Diario.

Entre las 8 de la noche del lunes y esta madrugada se mantuvo un furgón cruzado sobre la carretera, justo donde está una gasolinera. El vehículo pesado ya ha sido retirado. 

Los camiones de carga pesada que estuvieron varados desde anoche sobre la carretera, ya lograron pasar por el tranque que está a la salida Juigalpa- Managua, aunque aún hay camiones esperando.

Desde hace varios días corren rumores de que en cualquier momento la policía y parapolicías ejecutarán un operativo contra el tranque sobre la carretera a Juigalpa, lo que mantiene en zozobra a la población que habita en los alrededores.

El tranque a la salida Juigalpa- Managua es considerado uno de los más peligroso para la población, porque en la zona hay camiones que transportan combustible.

Carazo. El departamento amanecía en calma, tras un operativo cometido el domingo, que dejó a decenas de muertos.

Las calles están en silencio, con poca afluencia de habitantes, más en las tardes.

Las familias temen que parapolicías entren a sus viviendas a llevarse a sus hijos, sin órdenes judiciales.

Más de 30 jóvenes de la ciudad de Diriamba, Carazo, siguen desaparecidos, y sus fotografías circulan en las redes sociales, mientras que sus familiares tienen tres días en las afueras de la cárcel El Chipote, en Managua, esperando una respuesta.

Los parapolicías en Diriamba, el lunes. AFP/END

Maryuri López lleva dos días durmiendo en las afueras de esta cárcel de Managua.

"Yo estoy con mi suegra y una tía de mi esposo, él el domingo salió a trabajar, es cobrador de microbús, pero cuando iba hacia la parada de Las Palmeras, en Diriamba, la balacera lo encerró y los paramilitares se lo llevaron. Por una lista me di cuenta que estaba aquí en El Chipote", relató López por medio de una llamada telefónica.

Esta historia se repite entre varias familias diriambinas.

Las persecuciones no se han hecho esperar, y muchos jóvenes se encuentran huyendo, mientras otros buscan desesperadamente una salida pronta del país.