•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario de Estado del Vaticano, el secretario general de Naciones Unidas y las conferencias episcopales de Argentina, Honduras, El Salvador y República Dominicana condenaron la agresión a los obispos nicaragüenses, ejecutada por turbas y civiles armados afines al Gobierno el lunes en Diriamba, Carazo.

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, dijo que “por desgracia existen grupos paramilitares que siembran el terror y la violencia” y lamentó que los obispos hayan sido víctimas de ataque.

 Trump propone nuevo embajador en Managua

Ante la pregunta de si habrá una protesta formal del Vaticano, Parolin respondió que “no” y que “el nuncio supo gestionar muy bien la situación”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo estar “muy preocupado” por la violencia en Nicaragua y respaldó la mediación de los obispos en busca de una salida pacífica a la crisis en el país.

En un comunicado, añadió que Naciones Unidas “deplora la pérdida de vidas en las protestas y el ataque contra mediadores de la Iglesia Católica en el diálogo nacional”.

Los obispos hondureños también condenaron y lamentaron la agresión física contra el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, su obispo auxiliar Silvio José Báez y el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag.

 Tomas de tierra, imparables

“La Conferencia Episcopal de Honduras junto con todo el pueblo hondureño queremos manifestar nuestras muestras de apoyo, solidaridad y acompañamiento en todo su actuar pastoral”, expresaron los representantes de la Iglesia en ese país.

Enfatizaron que “a la Iglesia que peregrina en Nicaragua ha tocado ahora cargar con el dolor y sufrimiento de todo el pueblo nicaragüense”.

Los obispos de República Dominicana manifestaron su repudio por “las agresiones que en Nicaragua se han realizado a todo el pueblo, incluyendo a obispos y sacerdotes que buscan la defensa de los nicaragüenses”.

En una carta pastoral, los obispos dominicanos muestran su convencimiento de que “es posible encontrar una salida consensuada que evite una mayor división y derramamiento de sangre” en el país.

En la OEA

El ataque contra los líderes religiosos nicaragüenses también fue motivo de condena de parte de varios países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), que sostuvieron este miércoles una sesión para analizar la crisis sociopolítica de Nicaragua.

México, Colombia, Argentina, Costa Rica y Estados Unidos se refirieron a la agresión a los obispos.

 EE. UU. ha quitado visas a 25 funcionarios nicas

Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos ante la OEA, condenó “la violencia continua del Gobierno de Nicaragua y su campaña de intimidación hacia sus propios ciudadanos; y de forma más reciente, lamentablemente, hacia los miembros de la Iglesia”.

“Estados Unidos condena los ataques en Diriamba y sectores aledaños en las últimas semanas, incluyendo las tácticas de mano dura contra los mediadores del diálogo nacional, como el cardenal Brenes, quien recientemente regresó de Roma”, manifestó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores argentino también manifestó su “repudio” a los ataques contra los obispos, reiteró su “profunda preocupación” por la situación de violencia que sufre el país y llamó a una solución pacífica a través del diálogo mediado por la Iglesia Católica.