•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ciudadanos autoconvocados volvieron a manifestarse este miércoles desde las calles de Managua para demandar al Gobierno justicia, cese a la represión y voluntad para trazar una ruta que permita la democratización.

La actividad tuvo lugar en las inmediaciones de Camino de Oriente, donde los participantes corearon consignas popularizadas durante los más de 80 días de protestas contra el gobierno presidido por Daniel Ortega.

 EE. UU. ha quitado visas a 25 funcionarios nicas

Edwin Carcache, miembro de la Coalición Universitaria, explicó que el plantón se realizó  previo a la marcha nacional Juntos somos un volcán, con la que la sociedad civil continuará hoy demandando una salida urgente a la crisis que afecta al país desde el pasado mes de abril.

“Mañana (hoy) marcharemos todos los que apostamos por el cambio en este país”, afirmó Carcache.

El líder estudiantil señaló que durante la marcha que ha sido convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia “vamos a manifestarnos de forma pacífica los y las nicaragüenses que estamos en desacuerdo con Daniel Ortega”, afirmó Carcache.

Despunta jornada de presión

La marcha Juntos somos un volcán forma parte de una jornada de tres días de presión contra el gobierno de Ortega.

La manifestación está prevista a iniciar a las 10:00 a.m. en las inmediaciones de la rotonda Cristo Rey, recorrerá la vía que conecta hacia los semáforos del autolote El Chele y la Plaza de las Victorias, para enrumbarse luego a la rotonda Jean Paul Genie.

 Tomas de tierra, imparables

La jornada de protesta incluye un paro nacional de 24 horas, el próximo viernes, y concluirá con una caravana vehicular por diversos barrios de Managua, el sábado 14 de julio.

La Alianza cívica ha informado que el propósito es exigir al presidente Daniel Ortega una respuesta, sobre la propuesta de adelanto de las elecciones generales para marzo del 2019.

 Trump propone nuevo embajador en Managua

Desde que iniciaron las protestas antigubernamentales en abril pasado, un total de 351 personas han perdido la vida, según un informe presentado por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.