•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un alto representante del Departamento de Estado de Estados Unidos condenó hoy el ataque armado en contra de los estudiantes atrincherados en la UNAN Managua y en Masaya, mientras que un corresponsal del periódico Washington Post dijo que está atrapado en la iglesia Divina Misericordia, en Managua, junto a muchas personas.

"Condenamos los ataques de parapolicías afines al gobierno de Nicaragua contra los estudiantes de la UNAN Managua y pobladores de Masaya y la detención del líder campesino, Medardo Mairena. Esta violencia para intimidar y reprimir a la población debe cesar inmediatamente", declaró hoy Francisco Palmieri, Vicesecretario Adjunto para Asuntos de Centroamérica y el Caribe, del Buró de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Hoy varios puntos de Nicaragua han sufrido ataques armados, lo que ha sido condenado por la OEA, ONU, Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional.

En el caso de la UNAN Managua, el operativo comenzó después del medio día.

Los estudiantes que estaban atrincherados en la UNAN Managua desde hace dos meses comenzaron a denunciar en las redes sociales el ataque armado y pedían por su vida y que se diera a conocer la situación.

Al caer la noche, un grupo de personas logró replegarse a la iglesia católica Divina Misericordia y denunciaron que los parapolicías disparan en contra de ese templo.

Las informaciones preliminares hablaban que había al menos cuatro personas heridas dentro de la iglesia, que está cerca de la UNAN Managua.

Por la noche, un periodista del Washington Post, Joshua Partlow, dijo en Twitter que era una de las personas atrapadas en la iglesia Divina Misericordia.

"Estoy con los estudiantes y sacerdotes atrapado dentro de una iglesia en Nicaragua y hay personas disparando. Un sacerdote habla por la radio pidiendo ayuda", tuiteó Partlow.

Agregó que los parapolicías no permiten el ingreso ni a las ambulancias ni a las organizaciones de los derechos humanos.

“Estamos profundamente preocupados  por la seguridad del periodista del Washington Post, Joshua Partlow y estudiantes nicaragüenses, sacerdotes y personal médico bajo ataque dentro de una iglesia en Managua”, escribió Francisco Palmieri en su cuenta de Twitter.    

La CIDH, además, indicó que el periodista de Nicaragua, Ismael López, está dentro de la iglesia.

Esta noche hay máxima tensión en la iglesia católica Divina Misericordia, donde hay estudiantes, sacerdotes y periodistas denunciando que son atacados a balazos.

El senador republicano Marco Rubio, en tanto, denunció los ataques armados de parapolicías en Nicaragua y haciéndose eco de Paulo Abrao, de la CIDH, criticó que no dejan ingresar a ambulancias ni a defensores de los derechos humanos a la iglesia contra la cual disparan.

Asimismo, Rubio sostuvo que un vecindario donde vive personal diplomático sufre balaceras de los parapolicías.

Monimbó, en Masaya, también está bajo ataque, según denuncias de los pobladores.

Y hoy mismo, poco después del medio día, detuvieron en el aeropuerto de Managua al dirigente campesino Medardo Mairena, quien participa en el diálogo nacional.

La Policía Nacional informó que a Mairena lo detuvieron porque es señalado de ser el supuesto dirigente de un enfrentamiento ayer en Morrrito, Río San Juan, que dejó a cuatro oficiales y un civil muertos.

De forma preliminar se conoce que los ataques de hoy han dejado al menos a dos personas muertas (un civil y un policía en Masaya), y un número no confirmado de heridos y detenidos.