•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La propuesta de realizar elecciones adelantadas en Nicaragua, como la salida para superar la crisis que atraviesa este país desde abril, encontró más eco en una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebrada este viernes.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, y un grupo de siete países que presentaron una propuesta de resolución, llamaron al gobierno nicaragüense a fortalecer las instituciones democráticas y anticipar elecciones.

 Policías impiden avance de caravana hacia Unan Managua

Almagro propuso al gobierno nicaragüense seguir una serie de pasos para terminar con la actual crisis, incluyendo una negociación que permita soluciones políticas para el país, entre ellas “democracia, derechos humanos y elecciones”.

Otro de los puntos incluye el avance de los trabajos en materia electoral que la OEA estaba realizando en Nicaragua, los cuales “deben ser puestos en práctica conforme a un calendario electoral que se acuerde”.

“Nuestra propuesta a elecciones y fortalecimiento institucional democrático del país sigue siendo el camino a la paz”, refirió Almagro, quien destacó la urgencia de actuar rápido, alegando que “la sangre derramada en Nicaragua, las centenas de muertos es prueba de que estamos tarde”.

“Los nicaragüenses no necesitan un arma en sus manos, necesitan democracia”, destacó Almagro.

Varios países

El llamado a fortalecer las instituciones democráticas en Nicaragua también lo hicieron Argentina, Canadá, Chile, Costa Rica, Colombia, Perú y Estados Unidos, países que presentaron un proyecto de resolución en el que se resolvería exhortar al gobierno nicaragüense a implementar “las recomendaciones de la Misión de Acompañamiento Electoral de la OEA”, que incluyen elecciones adelantadas para marzo de 2019, y a “que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso del diálogo nacional”.

El representante permanente de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, señaló que este proyecto “representa  un paso importante para ayudar al fortalecimiento de las instituciones y los procesos democráticos en Nicaragua antes de que la situación empeore aún más en el futuro”, por lo que urgió a la delegación nicaragüense a apoyar el texto “como una vía constructiva para avanzar”.

 Corre más sangre en Monimbó y la UNAN

También la representación de Paraguay apoyó la alternativa de elecciones adelantadas como una posibilidad para salir de la crisis.

Como respuesta, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, aseguró que “se pretende imponerle a Nicaragua que cambie su gobierno rompiendo la Constitución y rompiendo el orden jurídico nacional”, e hizo alusión a que la Constitución nicaragüense estipula elecciones presidenciales cada cinco años.

“No vamos a actuar al margen de la ley”, enfatizó Moncada.

Esta es la tercera sesión que el Consejo Permanente de la OEA realiza en menos de un mes sobre la situación en Nicaragua.

El rol de la OEA

La audiencia extraordinaria no contó con la aprobación de Nicaragua, Venezuela y Bolivia. El canciller de Nicaragua pidió a la OEA respetar los principios de “no intervención, no injerencia en los asuntos internos de los Estados”, mientras que la representante de Venezuela, Sara Lambertini, acusó a la OEA de generar “desestabilización” en Nicaragua.

Sin embargo, varios representantes diplomáticos respaldaron la celebración de audiencias para dar seguimiento cercano a la implementación de las recomendaciones planteadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado nicaragüense, que incluyen el cese de la represión a manifestantes pacíficos.

 Ortega concluye el Repliegue en estación policial

“Los muertos y los heridos, las denuncias de detenciones arbitrarias, torturas y tratos denigrantes no pueden ni deben pasar inadvertidos en una organización fundada sobre las bases del respeto a los derechos humanos y la defensa de los principios democráticos”, argumentó Elisa Ruiz Díaz, representante permanente del Paraguay.

Luis Almagro señaló que “el dolor y el sufrimiento de las personas y las familias” tienen que ser la prioridad de la OEA y por eso deben “dedicarles todos nuestros esfuerzos con la finalidad de salvar vidas y evitar ver correr más sangre de los nicaragüenses”.

“Es absolutamente imperativo que el país deje esta senda de enfrentamiento fratricida y resuelva sus diferencias en el marco del Estado de derecho”, advirtió Almagro, quien ofreció el apoyo político y técnico de la Secretaría General de la OEA y de la CIDH.

Las delegaciones de Argentina, Estados Unidos, Perú, Canadá, Chile, Paraguay, Brasil, Colombia, Costa Rica, Panamá, México, República Dominicana y Honduras también exhortaron a las autoridades de Nicaragua a continuar con un diálogo “de buena fe” para lograr una solución pacífica y satisfactoria a la crisis.

Nueva sesión

La presidenta del Consejo Permanente de la OEA, Rita Hernández, anunció que este órgano retomará en una próxima sesión el debate sobre la resolución que se presentó ayer, aunque no anunció el día específico para esta.

La representante de Argentina, Paula Bertol, sugirió la posibilidad de que esta resolución pueda ser tratada la próxima semana.

Condenan la violencia documentada por la CIDH

El proyecto de resolución presentado este viernes por siete países del continente ante el Consejo Permanente de la OEA, establece, además del fortalecimiento de las instituciones democráticas, la condena a las agresiones del 9 de julio contra los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua que se dirigían a Diriamba.

El texto condena “el hostigamiento a los obispos católicos que participan en el diálogo nacional como un intento de intimidar a quienes procuran una solución pacífica y democrática en Nicaragua”.

 El comercio se paralizó en 90%

También reitera su “enérgica condena y su grave preocupación” por los actos de violencia y violaciones y abusos contra los derechos humanos ocurridos en el país desde hace tres meses, por lo que alientan “a que se proceda a identificar debidamente a los responsables a través de los procedimientos legales correspondientes”.

En ese sentido, apoyan el trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para investigar los actos de violencia que han tenido lugar en el país, así como el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y la iniciativa para fortalecer las instituciones democráticas ofrecidas por el Secretario General de la OEA.

Además, reiteran la disposición del Consejo Permanente para colaborar en todas las actividades en marcha para encontrar una solución pacífica a la situación que enfrenta Nicaragua.

Finalmente, invitan a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a “que mantenga informado al Consejo Permanente sobre el seguimiento de la implementación de las recomendaciones contenidas en el informe de la CIDH”.