•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Del total de 98 detenidos que se encontraban en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), mejor conocidas como El Chipote, 93 fueron trasladados durante la noche y la madrugada de este viernes al Centro Penitenciario Nacional Jorge Navarro, La Modelo.

Janiel Rodríguez, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), confirmó los traslados y denunció que entre los detenidos se podrían encontrar tres adolescentes.

 Líder campesino es acusado de terrorismo y asesinato

“Un oficial se acercó y dijo: ‘tengo una buena y una mala noticia’, pero no dio ninguna buena, solo dio la mala, que se los habían llevado”, contó Luisa Bermúdez, quien tenía cinco familiares detenidos, que fueron capturados por parapoliciales el domingo en Diriamba.

La mayoría de los detenidos que se encontraban en las celdas de la DAJ eran originarios de Diriamba y Jinotepe.

“Esto es una injusticia muy grande, porque ve, ya los agarraron, ya los maltrataron, ¿y ahora qué más?, ¿por qué hacen esto?”, se preguntaba entre lágrimas Bermúdez.

De acuerdo con Rodríguez, de la CPDH, los detenidos que se encuentran en El Chipote bajo investigación solo pueden ser trasladados a La Modelo cuando hay una acusación interpuesta en su contra y se les ha abierto un expediente judicial, pero no es el caso de la mayoría.

Bloqueo en penal

En tanto, las autoridades de la cárcel Modelo no brindaron información a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) sobre los 93 ciudadanos que fueron trasladados a ese lugar.

 Policías impiden avance de caravana hacia Unan Managua

Yedris Contreras, asesor legal del CPDH, se presentó al penal junto a familiares de detenidos, pero uno de los custodios les expresó que hasta el próximo lunes brindarían información.

“El custodio mencionó que si los detenidos no reúnen los requisitos de ingreso, serán trasladados nuevamente a El Chipote”, dijo el asesor de la CPDH.

Protestante es baleado durante detención policial

Rafael Lara

Estando en poder de las autoridades y con esposas en sus muñecas,  Edwin Altamirano recibió un balazo en la cadera. Fue una agente la que le disparó, denunció este sábado la esposa del afectado, ante Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Altamirano sufrió la agresión el jueves, cuando trasladaba en una camioneta a varios muchachos que participaron en la marcha Juntos Somos un Volcán.

 Corre más sangre en Monimbó y la UNAN

Según testigos, en las cercanías de los semáforos del hospital infantil La Mascota, una patrulla policial bloqueó el paso y los jóvenes que viajaban en la tina lograron saltar del vehículo y huir.

“En eso Altamirano detiene la camioneta y levanta las manos, pero lo golpean y le ponen las esposas, para meterlo en una camioneta… cuando llegó una policía mujer diciendo: ‘Hay que matar a estos perros’. Ella tomó una escopeta y le disparó a Altamirano, entrando (el proyectil) por el glúteo”, relató el doctor Cuevas.

Según el representante de CPDH, Altamirano fue trasladado a un hospital hasta que otro oficial insistió que se les iba a morir desangrado.

Pablo Cuevas también reclamó por la captura del cruzrojista Cristopher Espinoza, de 17 años, quien buscó refugio en un local del mercado Roberto Huembes y fue sacado por agentes “a pesar que la propietaria prohibió que entraran (los policías), porque no tenían orden de captura ni de allanamiento en propiedad privada”, manifestó el defensor de derechos humanos.