•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos jóvenes murieron  tras los ataques a la iglesia Divina Misericordia donde están atrincherados desde ayer decenas de estudiantes que protestan contra el presidente Daniel Ortega. 

"Nos están diciendo que tenemos dos fallecidos y varios heridos", declaró el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, al llegar a las afueras de la parroquia con el nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag.

Lea: Obispos llegan a iglesia Divina Misericordia para auxiliar a estudiantes de la UNAN tras ataque que deja dos muertos

Los dos jóvenes murieron de disparos en la cabeza, uno de ellos dentro de la parroquia y el otro desangrado en una barricada. El cuerpo de este último no pudo ser recuperado por sus compañeros durante el ataque, según testigos.

La comitiva eclesiástica llegó para mediar por la liberación de los estudiantes y evacuar a los heridos de la parroquia Divina Misericordia, ubicada en el suroeste de la capital.

Lea: Policías impiden avance de caravana hacia Unan Managua

El hostigamiento a la iglesia comenzó la tarde del viernes, tras un ataque de policías y paramilitares a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua(UNAN), al lado del templo.

El cardenal Brenes, quien estaba por entrar al templo, señaló "al gobierno" como "los únicos responsables de estas acciones".

Además: Ataques en Masaya, Managua y Granada dejan dos muertos y varios heridos

Paulo Abrāo, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), condenó esta mañana el ataque a la iglesia Divina Misericordia.

“Desayuno de ráfagas. Un joven fallecido dentro de la Parroquia Divina Misericordia. Se debe salvar las vidas de los que ayer se refugiaron allá, para protegerse de los ataques desde ayer tarde y durante la noche, de parte de las fuerzas policiales y parapoliciales en Nicaragua”, escribió la mañana de este sábado Abrāo. 

Durante la madrugada, las autoridades cortaron la electricidad en la zona, lo que aumentó el temor dentro de la parroquia.

De interés: EEUU condena ataques armados en Nicaragua y periodista de Washington Post está atrapado en iglesia de Managua

Poco antes de la medianoche, un sacerdote salió del templo con una bandera del Vaticano para evacuar a los heridos graves y al periodista del Washington Post Joshua Partlow, que salieron tras una negociación de la Iglesia.

"Nos quieren matar", "estamos rodeados", "ayúdennos", gritaban jóvenes desesperados, entre el ruido de las balas, en los momentos de mayor tensión hacia la medianoche, según transmisiones en vivo de tres periodistas locales atrapados en la iglesia.

Una caravana de vehículos recorrió en la madrugada calles cercanas a la iglesia y luego un grupo de personas se apostó en vigilia en una rotonda, a 1,5 km, en solidaridad con los estudiantes. "Que paren las armas", "libérenlos", "justicia", gritaban esta mañana.

Poco después del mediodía del viernes, policías, antimotines y paramilitares incursionaron en la UNAN para desalojar a los jóvenes que permanecían atrincherados desde el inicio de las protestas.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, y altos funcionarios de Estados Unidos condenaron los hechos.