•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un adolescente de 14 años que  fue secuestrado por encapuchados armados en un barrio de Managua, está entre las personas que hasta este sábado permanecían detenidas en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote.

 Hermano de Mairena, baleado por policías

Dionisia Altamirano, quien ayer estaba entre las madres que esperaban noticias de detenidos, denunció que a su hijo Juan José Altamirano González se lo llevaron unos sujetos encapuchados cuando se encontraba sentado en la acera de la casa de una amiga, en el barrio 19 de Julio.

“Mi hijo inicialmente fue trasladado al Distrito Uno de la Policía, pero cuando llegué a preguntar por él me dijeron que había sido trasladado a El Chipote. Pido a las autoridades judiciales que me entreguen a mi hijo vivo, porque él no es ningún delincuente”, reclamó angustiada Altamirano.

Denuncian torturas

Algunos familiares que pidieron anonimato aseguraban ayer que sus parientes que se encuentran en la cárcel Modelo de Tipitapa  presentan lesiones con alambres de púas y a otros les han arrancado las uñas de sus pies.

“Es una grosería lo que hacen en El Chipote con los detenidos y lo peor que les han inventado delitos de terrorismo, portación ilegal de armas, entre otros,”, dijo una de las denunciantes.

 Condena internacional a represión en Nicaragua

Carla Sequeira, directora de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), afirmó que en las últimas horas a El Chipote ingresaron alrededor de 20 detenidos, pero sus identidades hasta ayer no habían sido confirmadas por las autoridades.

“Vamos a seguir recibiendo las denuncias, vamos a esperar que cumplan las 48 horas para realizarles el recurso de exhibición personal, para que el Tribunal de Apelaciones nombre a un juez ejecutor y liberen a los detenidos”, indicó Sequeira.

Redada en Las Américas 1

Orlando Barrios
 
Encapuchados armados con el apoyo de agentes de la Policía Nacional dieron persecución a ciudadanos que habían participado en la caravana Azul y Blanco, que se realizó en horas de la mañana, en Managua.

Los parapoliciales sembraron el terror en el barrio Américas 1, donde recorrieron cada andén en busca de personas que han participado en manifestaciones cívicas.   

 Turbas sitian iglesia

En horas de la tarde de ayer, los sujetos armados y encapuchados permanecían cerca de la rotonda cercana al portón trasero de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

“Los parapoliciales estaban esperando a los participantes de la marcha y se los llevaron con rumbo desconocido. Los CPC han facilitado lista y hasta han acompañado en la operación”, dijo una pobladora que por seguridad solicitó omitir su identidad.

La denunciante aseguró que los sujetos capturaron a un número considerable de jóvenes, así como a personas que estuvieron apoyando a los estudiantes cuando tenían tomada la Upoli.