•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudiantes de las facultades de Ciencias Médicas y Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), rechazaron las reformas al calendario académico aprobadas por el Consejo Universitario y en el que llaman a los universitarios a volver a las aulas a finales del presente mes de julio.

Los universitarios plantean que no existen condiciones que garanticen la seguridad y el bienestar físico, dentro ni fuera de los recintos universitarios.

En las reformas al calendario académico, aprobadas en sesión extraordinaria el 11 de julio, se fijó retomar las clases correspondientes al primer semestre los días 28 y 29 de julio para la modalidad por encuentros, y el 30 de julio para la modalidad regular. El último día de clases será el 21 de septiembre.

Además proponen el inicio del segundo semestre para el 6 y 7 de octubre para la modalidad por encuentro, y el 8 de octubre para la modalidad regular. El último día de clases sería el 11 de enero.

Es inseguro

“Los padres de familia y estudiantes no creemos conveniente el regreso a clases debido a la inseguridad que se ha desatado en consecuencia a las represiones perpetradas por el Gobierno en turno”, expresa el escrito de los estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

El comunicado señala que sin estudiantes no hay universidad. “Así iremos forjando la Autonomía que nos ha sido arrebatada”, se lee en el comunicado.

En tanto, los estudiantes de Ciencias Médicas criticaron que las reformas aprobadas por las autoridades significan una reducción de los programas académicos y sacrifican la calidad.

“La reducción de semanas en cada módulo restantel de año, nos limitaría el aprendizaje teórico-práctico que demanda nuestra prestigiosa carrera (Medicina)”, señala el documento divulgado en las redes sociales y medios de comunicación local.

El comunicado puntualiza que rechazan enérgicamente la aprobación a las reformas del calendario académico 2018, y rehúsan regresar a las aulas de clase hasta que las autoridades universitarias escuchen sus demandas.

Amaya Coppers, líder del Movimiento Universitario 19 de Abril en León, sostuvo que además de la renuncia de la rectora Flor de María Valle, quien también es diputada por el partido Frente Sandinista ante la Asamblea Nacional, demandan que de los recintos universitarios no sean utilizados por la Juventud Sandinista, fuerzas de choque, policías y parapolicías gubernamentales.

Según la dirigente universitaria, hasta que cese la violencia y se garanticen las condiciones mínimas a los estudiantes, estarían dispuestos a retornar a las aulas de clase.