•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) defendió ayer su misión profética de defender la vida de los indefensos y llevar consuelo a las víctimas, a la vez que lamentó el recrudecimiento de la represión, las numerosas muertes, el sufrimiento del pueblo y los atropellos a los medios de comunicación.

Los obispos instaron, “especialmente a los policías, paramilitares y demás empleados públicos” que apoyan la violencia contra los nicaragüenses por orden del Gobierno, a reflexionar sobre la “grave y urgente” situación del país y a tomar las decisiones “que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia”.

El llamamiento de la CEN se produce tras un recrudecimiento de la “represión y la violencia por parte de los paramilitares progubernamentales hacia las personas que protestan cívicamente” durante los últimos días, en los que el número de asesinatos a manos de las “fuerzas combinadas” del Gobierno ascendió al menos, a 351.

“Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias, de que está siendo objeto la población civil”, señaló la CEN mediante un comunicado.

“Nuestra misión no se reduce a ser mediadores y testigos en el diálogo sino que dada la dimensión profética de nuestro ministerio, nos hemos visto en la urgencia de asistir a los lugares de conflictos para defender la vida de los indefensos, llevar el consuelo a las víctimas y mediar a fin de lograr una salida pacífica a la situación”, dice la carta Episcopal.

Asimismo, los obispos nicaragüenses denunciaron la “estigmatización” que sufren miembros de la mesa del Diálogo Nacional opuestos al Gobierno, defensores de los derechos humanos y medios de comunicación independientes.

Condenan  profanación

Además, criticaron “la falta de voluntad política del Gobierno para dialogar sinceramente y buscar procesos reales que encaminen hacia una verdadera democracia” y del incumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “especialmente el desmantelamiento urgente de los elementos armados progubernamentales”.

“Son condenables jurídica y moralmente los ataques perpetrados por la Policía Nacional, por grupos paramilitares progubernamentales y turbas azuzadas para agredir y sembrar terror al pueblo que se manifiesta cívicamente”, agregó la CEN.

También condenaron los actos de “profanación sacrílega contra la Iglesia, ya sea en sus consagrados o en sus templos” y “las agresiones contra periodistas nacionales e internacionales, defensores de los Derechos Humanos y miembros de la sociedad civil”.

Invitan a ayuno

Los obispos invitaron a la ciudadanía a sumarse este viernes a un día de ayuno y al rezo de la oración de exorcismo a San Miguel Arcángel, en “desagravio por las profanaciones” de estos últimos meses “contra Dios” con la violencia desatada en el país.

Señalaron que la jornada de ayuno será el próximo 20 de julio, se repetirá el 27 del mismo mes y los días 3 y 10 de agosto, a lo que se sumarán otros actos religiosos, como un mes de “intercesión”, que se desarrollará entre el 15 de julio y el 15 de agosto.

Cuatro días de adoración al Santísimo, cuatro de consagración al Inmaculado Corazón de María y 5 de renovación de promesas bautismales completarán la agenda religiosa propuesta por los obispos nicaragüenses para lo que resta de julio y el mes de agosto.