•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades impidieron ayer el ingreso a la Direccion de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, a María Luisa Bascur, representante en Nicaragua del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los DD. HH., y a Alexandro Álvarez, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Los funcionarios llegaron para hacer su primera visita conjunta a esta cárcel, sin embargo, los policías que custodian los portones les negaron la entrada. Álvarez precisó que llegaron con el objetivo de obtener una lista de todos los detenidos durante las protestas y saber sobre sus estatus legales.

“Lamentablemente otra vez no nos dejan entrar. Por primera vez veníamos en visita conjunta. Nos dicen que debíamos coordinar la visita con Cancillería, pero eso lo hicimos ayer”, afirmó Álvarez.

El representante de la CIDH le reclamó a los policías que, entre el protocolo de trabajo que habían acordado con el Gobierno, estaba el acceso a las cárceles, algo que no se está cumpliendo, según agregó. En cambio, Bascur no quiso referirse sobre la negativa de las autoridades de dejarlos pasar.

Bascur y Álvarez se retiraron de la cárcel El Chipote 30 minutos después de su llegada y lamentaron la actitud de la Policía Nacional.

La visita de los funcionarios de derechos humanos se dio en el momento en que cientos de personas demandaban la libertad de sus familiares detenidos.

Más universitarios detenidos

El rector de la Universidad Centroamericana (UCA), padre José Idiáquez, era una de las personas que se encontraba en este lugar para lograr ver y saber sobre la situación de Enmanuel Fullerton, estudiante de cuarto año de Diseño Gráfico, capturado el sábado por la mañana.

Al igual que los representantes de las Naciones Unidas y la CIDH, Idiáquez no pudo entrar a El Chipote, después de esperar por más de una hora. Además de Fullerton, otros estudiantes universitarios han sido detenidos en las últimas horas. 

Javier Reyes, de 21 años y estudiante de Ingeniería Civil, fue capturado el jueves, el día que se realizó la marcha Juntos somos un Volcán. Ramiro Reyes, su hermano, aseguró que no supieron más de Javier después de la manifestación. Los familiares preguntaron en la DAJ, pero les dijeron que no estaba ahí. 

Carlos Valle denunció que su hija, Elisa Valle, de 18 años, fue detenida el sábado por el sector del mercado Iván Montenegro. Afirmó que ella está detenida en El Chipote y teme que la vayan a acusar de algún crimen solo por haber participado en las protestas. 

Idiáquez considera que todos ellos son presos políticos y víctimas de la represión del Gobierno.