•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El vehículo en el cual viajaba esta tarde monseñor Abelardo Mata, obispo de la diócesis de Estelí, sufrió un ataque a balazos, confirman diferentes fuentes.

Testigos informaron que tras el ataque armado, el obispo salió del vehículo junto a su chofer para buscar refugio.

Hasta el momento se conoce que Mata se protegió en una vivienda, en condición estable.

Imágenes que circulan muestran la camioneta de Mata con las llantas ponchadas.

En las fotografías también se ve al propio Mata, de pie, fuera de su camioneta, al parecer sin haber sufrido lesiones.

La camioneta de monseñor Abelardo Mata, con las llantas ponchadas. Cortesía/END

Mata estaría en Nindirí, donde quedó tras el ataque en su contra.

Se conoce, de forma preliminar, que Mata viajaba hacia Tisma cuando sufrió el ataque.

Roberto Petray declaró al Canal 100% que Mata se encuentra bien de salud tras el ataque.

Petray, colaborador de Mata, explicó que a la camioneta de Mata la rafaguearon, dañándole vidios y llantas.

Explicó que el religioso buscó refugio en la casa de un familiar en Nindirí.

"Ellos (parapolicías) no se acercaron, solo le rafaguearon el carro, no lo reconocieron", indicó Petray a 100% Noticias.

Videos divulgados por medios oficialistas muestra a un grupo de mujeres gritanto "asesino" frente a la casa donde supuestamente estaba Mata.

Mientras, el cardenal Leopoldo Brenes, dijo lamentar los sucedido a Mata.

“Agradecemos a todos por estar preocupados por él. Pido de todo corazón que sigamos orando intensamente por los obispos y sacerdotes para que puedan cumplir la misión encomendada bajo la protección de Nuestra Señora del Carmen", señaló Brenes en un comunicado.

De interés:

El obispo Mata es uno de los mediadores y testigos por parte de la Conferencia Episcopal de Nicaragua en el diálogo nacional entre el Gobierno del presidente Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, conj el cual esperan superar la crisis sociopolítica que sufre este país y que ha dejado al menos 351 muertos desde hace tres meses.