•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez deploró hoy la situación de violencia que vive Nicaragua y dijo que en ese país "los dictadores no pueden seguir adelante".

En la misa dominical en la catedral de Tegucigalpa, Rodríguez señaló que en Nicaragua el poder está queriendo callar la voz de la verdad y la justicia, y que por esa razón se debe "ayudar a quienes están resistiendo con la fe" en ese país.

"Tarde o temprano los dictadores no pueden seguir adelante", enfatizó el religioso.

En alusión al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, añadió que "lo más triste es que unos que lucharon contra una dictadura, actualmente son los dictadores" y "están destruyendo un país hermano que verdaderamente no merece esa injusticia".

"No es justo que un pueblo tenga que sufrir por la ambición de algunos pocos que se resisten a dejar el poder porque han saqueado el poder", recalcó Rodríguez, quien además abogó por "la solidaridad con los hermanos y hermanas que están sufriendo tanto en Nicaragua".

Los nicaragüenses viven una crisis desde el 18 de abril, cuando iniciaron las protestas contra Ortega por unas fallidas reformas a la seguridad social.

La iglesia católica sufre ataques

Las protestas han dejado al menos 351 muertos, según cifras de organismos humanitarios locales.