•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El representante de EEUU ante la OEA, Carlos Trujillo, dijo que esta semana continuarán abordando el deterioro de la situación en Nicaragua.

"La OEA continuará reuniéndose esta semana y abordará el deterioro de la situación en Nicaragua. La represión violenta del gobierno mediante el uso de maras sandanistas es inaceptable. Estados Unidos responsabilizará a los violadores de los derechos humanos", dijo Trujillo en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El viernes el Consejo Permanente de la OEA celebró una sesión extraordinaria para analizar la crisis de Nicaragua.

Trujillo no especificó cuándo será que la OEA retomará el tema de Nicaragua, aunque esta semana un alto representante de la organización Human Rights Watch dijo que la cita será este mismo martes.

José Miguel Vicanco, director ejecutivo de Human Rights Watch es quien dijo, también en Twitter, que por el caso de Nicaragua está lista una declaración, que a su entender tiene pros y contra.

"Lo bueno: (la declaración) respalda los hallazgos de CIDH y pide acordar calendario electoral. Lo malo: No llama explícitamente a desmantelar pandillas pro-gobierno No atribuye contundentemente responsabilidad al régimen", dijo Vivanco.

Nicaragua vive una crisis desde el 18 de abril, con un saldo de entre 270 y 350 personas muertas de forma violenta.

El gobierno ejecuta una serie de "operaciones limpieza", que entre viernes y sábado dejó dos muertos en la UNAN Managua y hoy perdían la vida al menos cinco personas en Granada y Masaya.

Carlos Trujillo, el representante de EEUU ante la OEA. Archivo/END

Ante la crisis, la Alianza Cívica (universitarios, campesinos, sociedad civil y empresarios) impulsaron una marcha (jueves), paro nacional (viernes) y caravana (sábado), para manifestarse a favor del adelanto de elecciones en Nicaragua.

El gobierno nicaragüense, en tanto, ha descartado aceptar un adelanto de elecciones.

En el caso de Estados Unidos, ya ha tomado varias acciones en contra del gobierino y Estado de Nicaragua, como aplicar la Ley Magnitsky a cuatro funcionarios de primer rango y suspender la visa de ingreso a 25 personas.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha responsabilizado al gobierno de Daniel Ortega por la ola de violencia.

La crisis en Nicaragua deja un saldo mortal de entre 270 y 350 personas.