•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Iglesia católica pidió este domingo al presidente Daniel Ortega “que se cambie de método” y se evite el uso de la fuerza en el levantamiento de tranques y barricadas, puestas por protestantes antigubernamentales en distintas ciudades del país, y le instó a dialogar para evitar más muertes.

“Que se cambie de método; no es la violencia la forma más adecuada, sino buscar la persuasión, puntos de comunicación como se hizo en Juigalpa, y lo hemos hecho en otras ciudades. Es necesario entrar en diálogo para evitar muertes”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes al concluir la misa dominical en la Catedral de Managua.

La denominada “operación limpieza” ha dejado decenas de muertos y heridos en las últimas dos semanas, porque civiles armados encapuchados y policías han atacado a protestantes en diferentes ciudades.

El viernes pasado desalojaron a los estudiantes de la UNAN-Managua, donde dos jóvenes murieron por balazos en la cabeza.

En un comunicado, los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) instaron “especialmente a los policías, militares y demás empleados públicos”, a reflexionar sobre la “grave y urgente” situación del país y a tomar las decisiones “que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia”.

El llamado de la CEN fue motivado por “un recrudecimiento de la represión y la violencia por parte de los paramilitares progubernamentales hacia las personas que protestan cívicamente”.

“Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias de que está siendo objeto la población civil”, señala la CEN en su comunicación pastoral.

Asimismo, los obispos denunciaron la “estigmatización” que sufren miembros de la mesa del diálogo nacional opuestos al Gobierno, defensores de los derechos humanos y medios de comunicación independientes.

Falta voluntad

Los obispos criticaron “la falta de voluntad política del Gobierno para dialogar sinceramente y buscar procesos reales que encaminen hacia una verdadera democracia”, señalando el incumplimiento de las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en especial con relación al “desmantelamiento urgente de los elementos armados progubernamentales”.

“Cuando nos hemos querido sentar a instaurar la mesa para la democratización, ahí es cuando se da un choque, pero los diálogos son así. Al final el diálogo es la única opción, esto es un proceso y espero que lo más pronto todos trabajemos por Nicaragua”, explicó el cardenal Brenes.