• |
  • |
  • END

La primera dama Rosario Murillo negó, aunque de forma enredada, que el asesor presidencial Orlando Núñez haya escrito el texto enviado desde el correo electrónico del Consejo de Comunicación y Ciudadanía que ella dirige, en el que acusan a la Iglesia Católica nicaragüense de corrupta, aduciendo que dicho correo fue “hacheado”.

Sin embargo, IBW, la empresa servidora de internet, negó que sus sistemas de seguridad hayan sido vulnerados, y el diputado sandinista Edwin Castro, confirmó que Núñez “expresó su opinión” en el documento.

Obsesión con medios independientes

Tácitamente, Murillo identificó como “hackers” a los medios de comunicación escritos que informaron sobre el polémico texto firmado por Núñez Soto, donde acusa a los curas de abusar del alcohol y de no cumplir con el celibato.

“Jugar con fuego es propio de su quehacer. Irrumpir en una dirección electrónica es un delito. Y más aún usar origen y membrete, con el fin de crear ‘noticias’ de primera página, para vender y hostigar más. Hackers de lujo, pues!”, escribió Murillo en el último correo que envió desde la dirección electrónica nicaraguatriunfa@ibw.com.ni, desde la que llegó el texto “Relación entre la Iglesia y el Frente Sandinista” respaldado por Núñez Soto la semana pasada.

Los trabajadores de turno de soporte técnico de IBW negaron ayer que se haya vulnerado la seguridad de IBW. “Esta carta, efectivamente, salió del correo nicaraguatriunfa, pero no hubo hackeo alguno, nuestro servidor es seguro y se acaba de actualizar”, aseguró soporte técnico de la mencionada empresa.

Murillo escribió: “No creímos necesaria una aclaración pues resultaba, y resulta evidente, la maligna y descarada manipulación derechista con el llamado “artículo” de Orlando Núñez”. Esto un día después que la Conferencia Episcopal calificó de “imaginativo” el documento.

Castro contradice y hasta comparte parcialmente el texto

Ayer por la mañana, durante la sesión plenaria, el diputado sandinista Edwin Castro contradijo todo lo que Murillo aseguró en su último correo.

“Hay un escrito de un compañero que hace una opinión, la cual yo respeto, no es posición oficial, es una opinión como (las hay en) una página de opinión como La Prensa y EL NUEVO DIARIO. Él no está hablando en nombre del Gobierno”, dijo Castro, quien confesó compartir parte de lo escrito por Núñez Soto, sin especificar qué.

“Igual, como te digo, en La Prensa y en EL NUEVO DIARIO salen una serie de artículos cuya responsabilidad es de los articulistas. Yo personalmente no comparto algunos términos. ¿No hay libertad de opinión? ¿Hay o no? Si ustedes defienden la libertad de opinión, respeten la libertad de opinión de las otras personas”, dijo a los periodistas.

El escrito firmado por Núñez, según el mismo documento, contiene un análisis de la relación entre el Frente Sandinista y la Iglesia que envió a Murillo, basada en una entrevista que Núñez tuvo con el sacerdote Gregorio Raya, párroco de una iglesia de Juigalpa, quien negó conocer al asesor presidencial.

“Acaban de nombrar el padre Silvio Ortega como obispo auxiliar del arzobispado de Managua, adjunto al obispo Brenes. Silvio Ortega es un hombre del Papa. Lo escogió para frenar la corrupción de la iglesia en Nicaragua, considerada una de las más corruptas a juicio del Vaticano (alcohol, dinero y mujeres). Como ejemplo, me dijo que en Semana Santa estuvieron en una discoteca privada 25 personas, de las cuales 18 eran sacerdotes (sic), uno de ellos era él mismo (Gregorio Raya). Me habló de decenas de miles de dólares que algunos obispos sustraían de las donaciones de Cáritas”, dice el documento.

A renglón seguido expresa: “Me agregó que la mayoría tienen mujeres e hijos, abiertamente. Relata que en una reunión de la Conferencia Episcopal, uno de los obispos (Sándigo) propuso que en relación a la cuota que la Iglesia envía al Vaticano de 90%, la misma sea solamente de 40% y que la Iglesia nicaragüense se quede con el 40% restante”.

Ese texto fue enviado adjunto a un correo electrónico el 30 de abril y con el acostumbrado saludo de Murillo: “Querid@s compañer@s, Estimad@s amig@s, les remito artículo del Compañero Orlando Núñez Soto titulado “RELACIÓN ENTRE LA IGLESIA Y EL FRENTE SANDINISTA”.

“Mentes ociosas” y la epidemia, dice Murillo

“Ya lo han dicho los Señores Obispos, en su mensaje: Esto es imaginación, y, nosotros agregamos, burda y tendenciosa manipulación”, prosigue Murillo en su aclaración.

“Historietas de este tipo sólo pueden ser fruto de mentes y corazones ociosos, enfermos e insensibles a una situación tan grave, como la amenaza de otra pandemia, hija del capitalismo”, agrega.

El diputado José Figueroa, por su parte, expresó que “el Frente Sandinista a lo largo de su historia ha sido respetuoso de la autoridad de la Iglesia y de la libertad de culto y de las creencias de Nicaragua, pero hay sectores interesados en ver romper relaciones entre la Iglesia y el gobierno”.

“Hackear” el correo electrónico significa vulnerar la seguridad de éste. Se puede vulnerar la seguridad robando la identidad, es decir, el nombre del correo o entrando al servidor, lo que permitirá enviar y revisar correos. Los “hackers” son aquellos especialistas en la vulneración de programas de computadora, lo cual no es el caso señalado por Murillo.

La vocera de la Policía Nacional, comisionada Vilma Reyes, dijo desconocer alguna información o denuncia del Poder Ejecutivo, relacionada con algún boicot a los equipos informáticos de la Presidencia de la República.

“Hasta el momento no he conocido de esa información y por lo tanto no puedo darte mayor detalle”, dijo Reyes, quien se excusó de hablar más por estar en una reunión.

(Con la colaboración de Luis Galeano)