•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Iglesia Católica denunció hoy una nueva agresión en su contra en Nicaragua, luego de que un grupo de desconocidos incendió la sede de la organización benéfica Caritas, en medio de una crisis que ha dejado más de 351 muertos en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

"Incendio registrado a altas horas de la noche en las oficinas de Caritas, en el municipio de Sébaco (norte). Rechazamos este y otros hechos que durante las últimas semanas han perjudicado al pueblo nicaragüense y a la iglesia", informó la Diócesis de Matagalpa en sus redes sociales.

La Iglesia Católica y sus más altos representantes, que participa en el diálogo nacional entre el Gobierno y la sociedad civil para buscar una salida a la crisis, ha sufrido diversos tipos de agresiones por parte de grupos oficialistas desde que el estallido social de abril pasado.

El ataque más reciente fue ayer a tiros contra el vehículo en el que viajaba el obispo de Estelí (norte), el nicaragüense Abelardo Mata, por un grupo de parapolicías que se mantenían apostados entre la carretera que conduce de Managua a Masaya, denunció un magistrado de un Tribunal de Apelaciones.

El más sonado ocurrió en la parroquia de la Divina Misericordia, al sur de Managua, que durante 13 horas este fin de semana fue atacada con armas de guerra por las "fuerzas combinadas" del Gobierno, por servir de albergue a estudiantes universitarios que escapaban de las balas, con saldo de dos muertos.

"Recordamos que este tipo de actos no contribuyen a la paz y únicamente perjudican y acrecientan el estado de crisis que vive el país. Además la Iglesia siempre y a pesar de obstáculos, señalamientos y amenazas continuará acompañando al pueblo", reiteró la Diócesis matagalpina.

El 9 de junio pasado fuerzas oficialistas y parapolicías, encapuchados y fuertemente armados, invadieron la basílica de Diriamba para agredir al nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag, al cardenal Leopoldo Brenes, al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, y otros dos sacerdotes, mientras estos rescataban a paramédicos de las amenazas de ese grupo.

La sede de Caritas, ubicada a 101 kilómetros al norte de Managua, fue incendiada por hombres en motocicletas y encapuchados, según los testigos.

Incendio registrado a altas horas de la noche en las oficinas de Caritas en el municipio de Sébaco.

El clero nicaragüense ha sufrido todo tipo de ofensas a través de redes sociales por personas que defienden a Ortega, y que consideran que los sacerdotes está contra su Gobierno.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país".

Las denuncias de la CIDH son apoyadas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y por la mayoría del Congreso Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero el Gobierno nicaragüense lo niega. Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder.