•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Familiares de manifestantes que fueron detenidos desde la semana pasada en Jinotepe, Carazo, durante las redadas realizadas por fuerzas irregulares tras la desmantelación de los tranques en esta ciudad, confirmaron que estos fueron remitidos la noche del lunes a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, y serán judicializados en los próximos días.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) registró hasta ayer una lista preliminar de 63 detenidos dentro de esta cárcel, capturados en varios departamentos del país, como Managua, Carazo, Granada, León y Matagalpa.

Sin embargo, los pobladores de Carazo afirman que hay aproximadamente 93 personas originarias de Santa Teresa, Dolores, Diriamba y Jinotepe en El Chipote.

Las autoridades no han dado ninguna información a los familiares sobre el estado de salud de los detenidos ni los procesos judiciales a los que están siendo sometidos algunos, denunciaron los familiares.

Tres de los detenidos en Carazo son hijos de Juana Lesage, quien se movilizó hasta El Chipote en Managua para pedir la liberación de los jóvenes, de entre 19 y 29 años.

Según Lesage, las autoridades policiales pretenden acusarlos por secuestro y robo, pero sostiene que estos son inocentes y que fueron capturados como una manera de represalia por su participación en las protestas.

“Exijo la libertad de mis hijos, ellos son inocentes. Estuvieron presos en la cárcel de Jinotepe desde el 11 de julio. Yo necesito como madre que los liberen, porque no es un delito andar en una marcha, estar en una protesta. Ellos son estudiantes, no son vagos ni delincuentes”, expresó la mujer.

Por su parte, Pablo Cuevas, funcionario de la CPDH, explicó que  “a los detenidos los mantienen algunas horas en las unidades policiales locales y luego que se organizan, los trasladan a El Chipote”.

Liberan a jóvenes en Granada

Nueve de los 20 jóvenes que habían sido detenidos por antimotines y civiles armados la mañana del domingo en Granada fueron liberados ayer. Las capturas se dieron en el contexto del “plan limpieza” ejecutado en el barrio Arroyo Carita de esta ciudad.

Según familiares, los jóvenes habían sido detenidos injustamente, pues ni siquiera participaban en alguna protesta.

Miembros de las fuerzas irregulares se los llevaron sin orden de captura hacia el sistema penitenciario local.

Marcela Aguilar, familiar de uno de los jóvenes libres, expresó que “nuestros muchachos no son delincuentes, son personas trabajadoras y honestas, sé lo que  es vivir con la angustia de no saber si te lo están torturando o asesinando”.

El resto de familiares continúan manifestándose fuera del sistema penitenciario en Granada, solicitando la libertad de los 11 jóvenes que aún permanecen presos injustamente. Además, solicitan el apoyo de los organismos de Derechos Humanos y de la Iglesia Católica para que puedan mediar y ser liberados.