•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La resolución “La situación de Nicaragua” aprobada este miércoles en una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), exige al Gobierno de Nicaragua desmantelar los grupos armados irregulares que han reprimido a la población.

También repudia “los ataques contra el clero, el hostigamiento a los obispos católicos que participan en el diálogo nacional, y los actos de violencia en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), la sede de Caritas y a otros manifestantes pacíficos”.

La declaración, apoyada por 21 países de las Américas, exhorta al gobierno nicaragüense a que “colabore” con la implementación de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la OEA y que “apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de diálogo nacional” que incluyen el adelanto de elecciones.

La iniciativa, promovida por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú y Estados Unidos, llama al Gobierno de Nicaragua y a todas las partes a que participen “activamente y de buena fe” en el diálogo nacional, en la busca de fortalecer la democracia.

Solo los representantes de San Vicente y Las Granadinas, Venezuela y Nicaragua se opusieron a la aprobación de la resolución. Votaron a favor Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía, Uruguay, Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia y Costa Rica. Se necesitaban 18 votos para aprobar la resolución.

Otros siete países se abstuvieron de votar: Belice, El Salvador, Grenada, Haití, Suriname, Trinidad y Tobago, Barbados; y tres estuvieron ausentes de la sesión: Bolivia, San Cristóbal y Nieves y Dominica.

Paso importante 

Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos, dijo que el Consejo Permanente de la OEA “no puede ignorar” el “baño de sangre sin precedentes” que está ocurriendo en Nicaragua.

“Estados Unidos considera que esta resolución representa un paso importante para fortalecer las instituciones y los procesos democráticos en Nicaragua”, apuntó el diplomático norteamericano, y señaló que “el gobierno nicaragüense debe escuchar la voz de los ciudadanos que piden reformas democráticas inmediatamente”, entre ellas la propuesta de elecciones adelantadas, libres y justas.

“Ahora, más que nunca, los ojos del mundo se enfocan en cómo nosotros como OEA respondemos a la crisis de Nicaragua. Hoy (miércoles) era el momento para responder, hoy (miércoles) respondimos”, resaltó Trujillo, quien llamó nuevamente al gobierno nicaragüense a “cesar inmediatamente la intimidación y la represión a su pueblo”.

Salida civilizada

El representante permanente de Colombia, Andrés González Díaz, coincidió en que “era fundamental el pronunciamiento contundente, respetuoso, constructivo, por parte del Consejo Permanente”, porque “solo la salida civilizada y dialogada nos va a permitir descartar la brutalidad”.

Costa Rica aseguró, en la voz de su representante alterna Linyi Maricel Baidalque, que su delegación no está “satisfecha” porque “la situación en Nicaragua continúa deteriorándose”.

Costa Rica seguirá alzando su voz “en defensa de un pueblo que vive una de las peores y más sangrientas represiones”, agregó.

En Washington se celebró la cuarta sesión del Consejo Permanente de la OEA, para abordar la crisis de Nicaragua.EFE\END

El rechazo oficial

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, expresó que la aprobación de la resolución fue “una imposición” a través de la cual quedó demostrada la “política injerencista” de Estados Unidos.

“El Consejo Permanente se está convirtiendo en una especie de tribunal que está juzgando a Nicaragua y que a través de un proyecto de resolución pretende condenar ‘a priori’, de manera injusta, improcedente, ilegal, ilegítima, a un gobierno constitucional legítimo como es el gobierno del presidente Daniel Ortega”, declaró Moncada, quien contó con el respaldo de la delegación de Venezuela.

La representante de Venezuela aseguró que la resolución “trata de poner toda la violencia en el lado del gobierno nicaragüense”, criminalizando las acciones de defensa del orden público y la paz de la nación, y al mismo tiempo “ignora deliberadamente todos los actos de violencia terrorista que tiene un carácter insurreccional”.

OEA llama a dialogar

El jefe del gabinete del secretario general de la OEA, Gonzalo Koncke, afirmó que desde el órgano que representa se espera que la resolución adoptada este miércoles “aliente a que resulte favorable para la situación del país”, porque la Comunidad Interamericana no puede permitir “una progresión macabra del número de personas fallecidas que tendremos en los próximos meses, si no se encuentra una salida pacífica y democrática a esta situación”.

Durante su intervención, Koncke llamó a todas las partes involucradas, en particular al gobierno nicaragüense, a regresar a la vía del diálogo, porque a través de “un diálogo de buena fe” es que “deben encontrarse soluciones entre nicaragüenses para detener las muertes, el sufrimiento y poder avizorar el futuro del país”.

Agregó que del gobierno nicaragüense se necesitan “respuestas irreversiblemente democráticas y urgentes”, y reiteró que la Secretaría General de la OEA “continuará trabajando con Nicaragua en materia de trabajos electorales y fortalecimiento institucional que permita la realización de elecciones justas, transparentes y democráticas”.

A diferencia de la propuesta que había realizado la OEA de realizar elecciones como máximo para marzo del 2019, ayer Koncke aseguró que los plazos para estas elecciones serán los “que se acuerden entre nicaragüenses”.

Desarme de parapoliciales

Koncke propuso al gobierno nicaragüense la cooperación de la Secretaría General de la OEA para implementar “de forma inmediata” un proyecto de desarme y desmovilización de los grupos parapoliciales que operan en el país, sin señalar directamente a qué intereses responden estos grupos.

El representante alterno de Chile, Jaime Francisco Allende, aseguró que “es urgente y necesario que se acaben las fuerzas irregulares que, encapuchadas y de manera organizada, proceden a asesinar impunemente población civil que ejerce su legítimo derecho a manifestarse”.

El Gobierno de Nicaragua ha negado su responsabilidad sobre estos grupos armados, sobre lo cual, Carlos Trujillo señaló que “a pesar de los esfuerzos cínicos del Gobierno de Nicaragua” de acusar de terroristas a los manifestantes, “sabemos que la escalada de violencia está siendo perpetrada por fuerzas gubernamentales y sus simpatizantes”.

Rechazan otra propuesta

En la sesión también se votó un proyecto de resolución denominado “Restitución de la paz de Nicaragua”, presentado únicamente por la delegación nicaragüense. Esta propuesta condenaba “las acciones de grupos terroristas” y la utilización del diálogo nacional como un espacio en el que “los grupos opositores golpistas” tratan de “legitimar sus acciones criminales (…) para desestabilizar al Estado de Nicaragua”.

El texto, que además instaba a la comunidad internacional “a respetar la autodeterminación del Estado de Nicaragua, para restablecer la paz y la seguridad, sin injerencias de ningún tipo”, fue rechazado por 20 países y solo recibió el apoyo de tres: San Vicente y las Granadinas, Venezuela y la misma misión de Nicaragua.

Embajadores confrontan con el canciller Moncada

Durante la sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), este miércoles, algunos representantes de países latinoamericanos chocaron con el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, en la discusión sobre el origen de la violencia política y cómo ha afectado a la población nicaragüense.

Los diplomáticos Andrés González Díaz, representante Permanente de Colombia ante la OEA, y Paola Bertol, embajadora permanente de Argentina, señalaron al Gobierno de Nicaragua de reprimir a los ciudadanos en protesta y Moncada les recriminó e intentó callarles.

González Díaz respondió a Moncada: “Por haber vivido un conflicto durante tantos años, por haber tenido que enfrentar a la violencia, tengo la responsabilidad y autoridad plena para referirme a los hechos que hemos tratado. No me pida, señor canciller, guardar silencio. Jamás podríamos guardar silencio, porque no estamos de acuerdo con los silencios cómplices”.

Bertol, quien ha sido activa en la demanda de una solución a la crisis en Nicaragua y de condenar al Gobierno por la represión, recibió de Moncada una alusión directa: “La embajadora de Argentina debe estar hablando de las dictaduras de su país”.

Ante la insistencia del canciller Moncada de restar mérito a las exposiciones de los embajadores latinoamericanos, el representante de Chile, Jaime Francisco Allende, ripostó: “Ha mencionado algo del techo de vidrio, le quiero recordar que en el año 90, los escoltas del general Humberto Ortega, hermano del presidente actual, asesinaron al joven Jean Paul Genie Lacayo y usted (Moncada), como fiscal militar en ese entonces, absolvió a los acusados, y ese crimen quedó impune. Así que, si queremos revolver la historia, hay que hacerlo de manera objetiva y concreta”.

Tuits: 

Vicepresidente Mike Pence

Orgulloso de ver a la OEA tomar una posición firme contra la violencia patrocinada por el Estado en Nicaragua y votar para condenar los brutales actos de represión del régimen de Ortega. Nuestro hemisferio está observando y alzando la voz en apoyo del pueblo nicaragüense. La violencia debe terminar ahora.

Francisco Palmieri, del Departamento de Estado

En la región tenemos la obligación de responder a la situación que se deteriora rápidamente en #Nicaragua. Los Estados Unidos creen que la resolución de la OEA de hoy (miércoles) es un importante paso adelante para fortalecer las instituciones y los procesos democráticos en Nicaragua.