•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cantidad de víctimas por la represión gubernamental se elevó a 277 personas, informó este jueves el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni).

De acuerdo al organismo adscrito a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tan solo en la última semana un total de once personas perdieron la vida en el país a consecuencia de la represión gubernamental.

“De acuerdo a la información registrada por el Meseni en el terreno, 11 personas habrían sido muertas y un centenar habrían resultado heridas, lo que aumentaría el número total de muertos registrados desde el comienzo de las protestas, el 18 de abril de 2018, a 277 personas asesinadas y más de dos mil heridas”, destaca el informe publicado ayer en el sitio web de la CIDH con incidencias situadas entre el 9 y el 16 de julio.

De acuerdo al documento, el Meseni constató en el terreno que la intensificación de la represión se debió a operativos ejecutados en conjunto por fuerzas policiales y civiles armados para desmontar tranques y barricadas en distintos puntos del país.

“El Meseni constató y documentó el despliegue de operativos y actos de represión en contra de la población de diferentes ciudades con las que se mantenía un diálogo para alcanzar próximamente una disolución espontánea y pacífica de tranques como Diriá y Diriomo, en Granada; Niquinohomo, Catarina, La Concepción y Monimbó, en Masaya; Lóvago, en Chontales, entre otros”, señala el informe.

Desde el domingo pasado, la ciudad está asediada por fuerzas parapoliciales.EFE\END

Hechos destacados

En el reporte los especialistas documentan la agresión sufrida por representantes eclesiásticos del país el 9 de julio pasado en la ciudad de Diriamba. De igual manera, se destacan los hechos de violencia ocurridos en el municipio de El Morrito, Río San Juan, en donde fallecieron cinco personas, cuatro agentes policiales y un civil de la localidad.

Asimismo se hace mención al ataque realizado el viernes 13 de julio en contra de estudiantes y manifestantes resguardados en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y en la cual perdieron la vida dos personas.

Así mismo en el texto se mencionan otros operativos ocurridos el domingo 15 de julio en ciudades como Diriá, Diriomo, Catarina, Niquinohomo y Masaya.

“Es de destacar que, en el marco de la intensificación de los operativos de limpieza, el Meseni y el personal de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, han constatado el alto grado de apoyo y colaboración entre las fuerzas de la Policía Nacional y los grupos parapoliciales encapuchados caracterizado por la coordinación de acciones tanto para el despliegue de actos de violencia, represión, hostigamiento y persecución contra la población, así como para el levantamiento de los tranques. Adicionalmente, pudo constatar que tanto los agentes policiales como parapoliciales han realizado decenas de detención de personas que han sido referidas a centros de detención de la Policía Nacional”, señala el texto.

En el reporte los especialistas documentan la agresión sufrida por repre-sentantes eclesiásticos del país el 9 de julio pasado en la ciudad de Diriamba y las muertes en El Morrito, Río San Juan.

Detenciones arbitrarias

Según el reporte, entre el 9 al 16 de julio, la CIDH recibió 15 comunicaciones del Estado reportando más de 40 casos de secuestros, 9 alegaciones de tortura, 3 incendios, 13 personas asesinadas y 31 heridas por armas de fuego. Algunas de estas comunicaciones refieren que quienes viven en las inmediaciones de los tranques habrían sido intimidados y amenazados para mantenerlos.

Finalmente el organismo de especialistas externó su preocupación debido al incremento de detenciones arbitrarias a personas opositoras al Gobierno.

“El Meseni nota la existencia de un patrón de represión caracterizado por las detenciones arbitrarias, la persecución judicial y la criminalización contra las personas opositoras al régimen del Gobierno, manifestantes, estudiantes, activistas y defensores de derechos humanos. Durante la tercera semana de trabajo, el Meseni observó una narrativa acusatoria exacerbada por las autoridades del Estado.

Por ejemplo, el viernes 13 de julio, a través de un comunicado, el Estado informó sobre la detención de Medardo Mairena Sequeira, integrante del movimiento campesino, e integrante de la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional, como “responsable directo de la masacre y los asesinatos de cuatro compañeros policías y un maestro de primaria” en Morrito, Río San Juan”, señala el texto.