•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según estadísticas del Servicio Nacional Migración (SNM), entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año, Panamá ha expulsado a un total de 576 migrantes nicaragüenses, la segunda mayor cantidad de nacionales de un país extranjero, en lo que va del año.

De acuerdo con las autoridades panameñas, estas deportaciones son solamente superadas por las expulsiones de migrantes venezolanos que suman 2,274 personas; mientras que en el tercer sitio se ubican los nacionales colombianos deportados los cuales  suman 562.

Los datos del SNM indican que en el primer semestre del 2018, Panamá ha expulsado un total de 3,839 migrantes. En dichas estadísticas se refleja además que después de los nicaragüenses, venezolanos y colombianos, las deportaciones han incluido a ciudadanos provenientes de  República Dominicana (76), El Salvador (73), Cuba (65), Ecuador (51), Honduras (47), China (23), Perú (14), Estados Unidos (12), Guatemala (12), México (10), Costa Rica (8) Argentina, España y Jamaica con cuatro cada uno.

Así mismo se expulsaron a tres ciudadanos provenientes de Italia, se deportó a dos personas originarias de Bolivia, Canadá, Brasil, Francia e Israel; mientras que de Etiopía, Bahamas, Granada, Haití, Kosovo, Nigeria, Pakistán, Polonia, Uruguay, Yemen y Zimbawe  se deportó a una persona respectivamente.

Las principales razones por las cuales estas personas debieron salir de Panamá son: haber ingresado al país y permanecer con estadía vencida, haber ingresado a la nación canalera de manera irregular, por permanecer en el país de manera irregular, laborar sin permiso, constituir una amenaza para la sociedad panameña, y finalmente haber sido deportado anteriormente e ingresar de nueva cuenta por puntos ciegos de la frontera.

El 60% de los deportados desde Panamá eran hombres cuyo rango de edad oscilaba entre los 23 y 29 años precisa la información oficial.

Medidas migratorias recrudecidas

Desde el año 2017, las autoridades panameñas han endurecido sus disposiciones migratorias, debido al ingreso de miles de migrantes latinoamericanos y extra continentales. 

El recrudecimiento de esta política migratoria incluye la promulgación del decreto presidencial 269, con el cual se redujo de 180 a  90 días el tiempo de estadía como turista dentro de Panamá, específicamente a extranjeros de nacionalidades nicaragüenses, venezolanos y colombianos.