•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La invasión de varias manzanas de tierra en el sector Sabana Grande, frente a un club de golf, preocupa a ambientalistas, ya que esta zona de la capital es rica en acuíferos que podrían ser utilizados en el futuro.

Víctor campos, director del Centro Humboldt, una de las principales organizaciones ambientales, dijo que estas tierras “son zonas importantes de recarga de acuíferos”.

“La toma de tierra puede llevar a la urbanización en el futuro y llevar a una impermeabilización del suelo que va a dificultar la infiltración de agua”, explicó Campos. 

El experto indicó que muchos de los pozos que abastecen Managua están ubicados en esta zona. “Incluso, en algún momento se llegó a prohibir la expansión de zonas residenciales”, aseguró. Varios barrios orientales de Managua, reciben agua de los pozos que son excavados en este sector, aseguró Campos. 

Aunque no tiene cálculos de la cantidad de territorio que ha sido tomado en este punto, advierten que las consecuencias puede ser la reducción de agua disponible para la población. 

Más invasión

Los tomatierras han tomado más terrenos en el sector conocido como Country Club Nejapa. El Nuevo Diario constató a través de una visita, que la invasión se extendió más al norte de este complejo de golf. Hace unos meses, un grupo de personas se metieron a estas tierras y se ubicaron frente al club. 

No obstante, ahora hay presencia de champas improvisadas sobre un largo tramo de la carretera, en dirección norte. El pasado miércoles, en estos puntos, algunas personas, que llegaron en vehículos como motos, carros particulares y hasta en taxis, estaban realizando mediciones de terrenos. 

Colocaron los típicos mecates con los que dividen cada espacio tomado. Otros estaban haciendo limpieza de maleza. En las primeras tierras tomadas, más al sur frente al club de golf, se observan casas hechas de láminas de zinc, otras de plástico e incluso hay algunas hechas de gypsum. 

También se observó que se han creado ventas o pulperías. En la mayoría de los espacios robados, los tomatierras colocaron la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Fue evidente que los invasores están penetrando más allá de la orilla de la carretera y tomándose tierras en las faldas de un cerro ubicado en esta zona.  

La semana pasada, la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) informó a El Nuevo Diario, que veinticinco propiedades, con extensiones de entre 5 y 1,500 manzanas, han sido invadidas por tomatierras. El área total afectada, asegura Upanic, asciende a 5,550 manzanas, reportándose fincas de uso agrícola, pecuario, habitacional, forestal, entre otros.