•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala dijo ayer que evalúa la posibilidad de llamar a consultas a su embajador en Nicaragua, Jaime Regalado, para que explique la situación de violencia que se vive en ese país.

“Se está evaluando y considerando la posibilidad de que nuestro embajador designado en Nicaragua pueda ser llamado a consultas para que venga a Guatemala y pueda explicar los detalles de la situación”, aseguró la Cancillería en un comunicado en el que recuerda que la crisis se está abordando a nivel regional y multilateral.

El Gobierno de Guatemala reiteró este jueves su “suma preocupación” por la situación de Nicaragua y volvió a hacer un llamamiento al diálogo y al fortalecimiento de las instituciones democráticas.

“Estamos analizando la parte comercial, que definitivamente afecta a toda la región. Es de valorar el papel fundamental que los embajadores han tenido en cuanto a la negociación para permitir el paso de los transportistas y contenedores que se encontraban varados en las carreteras”, añade el comunicado.

Empresarios pidieron retiro de embajador

Esta opinión se emite después de que la cúpula empresarial de Guatemala pidiera al Gobierno retirar a su embajador como medida de rechazo a la represión que se vive en Nicaragua.

Los empresarios además exigieron al Parlamento Centroamericano (Parlacen), a la OEA, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) que condenen la violencia.

Presidente del PE reclama pide elecciones 

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, reclamó ayer en Bruselas el fin de la violencia y la represión en  Nicaragua, donde pide la celebración de elecciones.  “Denuncio las graves violaciones de derechos humanos en Nicaragua  contra civiles y estudiantes. 

Pedimos que la violencia y la  represión cese y que se escuche al pueblo soberano que quiere, a  través de elecciones, la paz y la democracia”, dijo en su cuenta de  Twitter.  Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la  violencia en Nicaragua, desatada por las protestas contra el  presidente Daniel Ortega, ya se han cobrado la vida de casi 350  personas.  

A principios de semana, la Comunidad de Estados Latinoamericanos  y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE) hicieron desde Bruselas  un llamamiento a favor de las elecciones “libres y justas”, aunque  sin menciones explícitas a Estados como Nicaragua y Venezuela. 

Salvadoreñas contra Ortega

En El Salvador, un grupo de representantes de organizaciones feministas salvadoreñas pidieron  al gobierno de Salvador Sánchez Cerén retirar su apoyo al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por las violaciones a derechos humanos que se registran en ese país. 

 “Estamos haciendo un llamado al Gobierno de El Salvador a que no  sea cómplice de esa represión”, porque “sabemos qué es la represión  de una dictadura y en Nicaragua se está viviendo un terrorismo de  Estado”, dijo a periodistas la activista Morena Herrera.  

Herrera, quien se concentró junto a una docena de mujeres para  protestar frente a la embajada nicaragüense en San Salvador, también  pidió a las diferentes organizaciones sociales comprometerse con  “las libertades y a los derechos humanos”.  

Recordó que en el pasado el “pueblo venció a la dictadura de Anastasio Somoza y va a vencer a la dictadura de Ortega y Rosario Murillo”, acotó la feminista.  

Nicas en El Salvador  

De igual forma, un grupo de nicaragüenses que residen en El  Salvador se reunieron en la plaza Alberto Masferrer, en una  exclusiva zona de San Salvador, para rechazar las operaciones  paramilitares de los últimos días.  

“Las últimas operaciones en nuestro país, perpetradas por paramilitares encapuchados (...) y coordinadas por el régimen  Ortega-Murillo, y la completa destrucción de las instituciones del  Estado han sumergido a los nicaragüenses en una espiral de represión  y muerte”, señalaron en un comunicado.  

También apuntaron que las fuerzas de Ortega utilizan “armas de guerra” contra la población y lamentaron la aprobación de una ley  antiterrorismo, que “permite al régimen criminalizar las  manifestaciones ciudadanas”.  

“Los jóvenes y ciudadanos que han liderado esta lucha no son  terroristas, no son violentos, tampoco son minaría. Es el pueblo  entero de Nicaragua el que lucha por vivir en paz y libertad”, reza  la misiva.     

Obispos de Bolivia orarán por Nicaragua

Desde La Paz, Bolivia,  los obispos lamentaron ayer la  violencia y los centenares de fallecidos que ha dejado hasta el  momento la crisis en Nicaragua y convocaron a una jornada de oración  este domingo por la paz en el país centroamericano.     

El secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Aurelio Pesoa, leyó un comunicado en el que esa entidad  expresa su “hondo pesar” por la “situación de violencia, represión y  muerte que ha costado” cientos de vidas y más de un millar de  heridos sin que hasta el momento haya una solución “adecuada”.  

“Una vez más se constata que proyectos que comenzaron con un  ideario de cambio social, se transforman en proyectos de poder  autoritario, cuando no están fundamentados en valores humanos y  cristianos o se pierde de vista el servicio al bien común, que  legitima toda autoridad”, señaló la CEB.  

También manifestó solidaridad con los miembros de la Iglesia  católica en Nicaragua “que siguen extremando esfuerzos para instalar  un diálogo responsable y están dando muestras de una ejemplar  valentía en su defensa de los más pobres”.  

“Llamamos también a los países hermanos y organismos  internacionales a buscar caminos, desde la solidaridad, para que en  Nicaragua brillen la paz y la justicia y se eviten los  enfrentamientos y la muerte”, concluye el comunicado.