•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El movimiento campesino, responsable de los tranques en el norte y centro del país, “está golpeado, pero no desarticulado”, sostuvo Pablo Morales Amador, uno de sus integrantes y quien este miércoles estuvo en El Chipote junto a familiares de los detenidos Medardo Mairena y Pedro Mena, líderes de los campesinos que protestan contra el Gobierno. 

En el caso del departamento de  Chontales, los tranques fueron levantados por un acuerdo entre los delegados de la Policía, la Iglesia y los mismos dirigentes, pero Morales indicó que este acuerdo “fue violado por la Policía”, porque al momento de desmovilizarse, muchos líderes de las protestas sufrieron persecución en sus territorios.     

“El movimiento campesino no está desarticulado, está vivo. No lo van a desarticular fácilmente, el episodio que vivió ahorita es una etapa difícil, pero en las comunidades planifican una reorganización para reiniciar la lucha, ya sea levantando tranques otra vez, con manifestaciones, lo importante es que la gente está articulada”, señaló Morales.  

“La mayoría de los dirigentes están resguardados, los de Juigalpa, Lóvago, Santo Tomás, La Curva, hablamos de los que viven ahí, se resguardan fuera de sus casas porque son perseguidos por la Policía”, añadió. 

Morales Amador explicó que por  motivos de seguridad no se ha hecho una comunicación “más abierta con los líderes campesinos. “Hemos tenido contacto con varios de ellos, he tenido información de que están bien, pero no se puede decir nada más, otros andan huyendo por decirlo así”. 

Familias se resguardan 

Emilia Guzmán, del movimiento campesino, coincidió con Morales recalcando también que continuarán pidiendo la libertad de Mairena y Pedro Mena, mientras a otros miembros del movimiento los reportan como desaparecidos, uno de ellos es Gabriel Mairena, hermano de Medardo. 

“Los miembros de la familia están desesperados, con miedo, porque en este país hay mucha inseguridad, hay miedo de movilizarse, porque quienes pudieran hacernos justicia son a los que más le tenemos miedo, en este caso la Policía, ha habido amenazas a través de mensajes, mi familia está resguardada tratando de proteger sus vidas”, sostuvo al respecto Alfredo Mairena, integrante del movimiento campesino y otro de los hermanos del detenido  Medardo Mairena.   

Igualmente, Kenler Mena, hijo del detenido Pedro Mena, señaló que la Policía está “buscando” cómo establecer vínculos para poder aprisionar a más personas del movimiento campesino. 

“Nuestra familia está resguardada, ellos buscan siempre a la familia para presionar y ver cómo inculpar a la demás gente, hay temor y como medida de seguridad se ha optado por estar  resguardados”, comentó Kenler Mena.

“En nuestro caso, estamos preocupados porque  no se nos ha dado la oportunidad de ver en qué estado de salud está mi papá (Pedro Mena). Él es diabético, en algunas fotos que publicadas en algunos medios, se pudo observar que no se encuentran físicamente bien, no sabemos cómo está su salud”, añadió Kenler.