•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Arquidiócesis de Managua informó hoy sobre la suspensión de la "roza del camino", una celebración religiosa previa a las fiestas populares más grandes de Nicaragua, que tienen sus días cumbres el 1 y el 10 de agosto en honor a Santo Domingo de Guzmán.

"Comunicamos que por este año 2018 se suspende la roza del camino, como una ofrenda de comunión con la familia nicaragüense, haciendo eco de las palabras del apóstol: Hay que saber reír con el que ríe, y llorar con el que llora", indicó el sacerdote Boanerges Carballo, de la parroquia Santo Domingo de Guzmán, de Managua, en un comunicado.

 Lea: Imagen de Santo Domingo de Guzmán fue restaurada por última vez en 2015

El religioso explicó que "por las circunstancias que se han estado viviendo en nuestro país, queremos facilitar e incentivar el clima de seguridad y oración que nos dispongan a los fieles devotos", a quienes invitó a unirse en oración "por las víctimas y sus familias de esta crisis que estamos viviendo".

La "roza del camino" es una celebración preliminar a la romería en honor de Santo Domingo de Guzmán, que se extiende por 10 kilómetros entre el antiguo centro de Managua, al norte de la ciudad, y la comarca Las Sierritas, al sur de la misma.

 De interés: ¿Cómo Santo de Guzmán se volvió más popular que Santiago en Managua?

Generalmente la "roza del camino" es presidida por el alcalde de turno de la capital nicaragüense, que desde el 2002 está en manos de los sandinistas, en un recorrido junto con tradicionalistas reconocidos de la ciudad, promesantes y fieles de la religión católica.

La "roza del camino" es celebrada desde 1886, cuando los católicos acudían a quitar la maleza del camino de tierra por donde pasaría la romería de Santo Domingo de Guzmán, los días 1 y 10 de agosto.

 Además: Juan Solórzano, con Minguito en el corazón

Además de acondicionar el camino desde el amanecer, los fieles se dedicaban a celebrar por las fiestas que se aproximaban, lo que resultó en una festividad adicional que se mantiene hasta hoy, pese a que los creyentes ya no tienen que cortar la maleza del camino porque hoy todo es asfalto.

Las celebraciones en honor de Santo Domingo de Guzmán suelen atraer a cientos de miles de personas, pese a que no son patronales, pues el santo patrono de Managua es Santiago, que no es festejado en la capital nicaragüense.