• |
  • |
  • END

Granada
Continúa sin resolverse la situación de la empresa curtiembre La Fuente en el municipio de Granada. Los habitantes de la comunidad vecina El Hormigón quedaron insatisfechos luego de reunirse con el procurador Sixto Ulloa, de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, a quien le plantearon una supuesta manipulación que están haciendo los dueños de la fábrica con el propósito de obtener el apoyo de los líderes comunales.

La preocupación de algunos habitantes surgió a raíz de de un pronunciamiento que hiciera la lideresa y administradora del acueducto de la comunidad, Ruth Alonso, quien se presentó a la Procuraduría como trabajadora afectada de la empresa para informar del inminente despido de 50 cabezas de familia, como consecuencia de la negativa del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales para permitir la reapertura.

“Ella no es trabajadora de ahí y fue a la Procuraduría a decir que labora en La Fuente, lo que pasa es que les están dando obsequios y les prestan toldos para las fiestas que quieren hacer. En realidad, esa señora es la encargada del acueducto de nuestra comunidad”, manifestó el dirigente Heberto López.

López lamentó que durante el encuentro con el procurador Ulloa, éste no les haya dado una respuesta satisfactoria y más bien minimizara el problema, y solamente nos dijo que van a crear una comisión para que analice el caso de la empresa.

División en la comunidad

La polémica por la posible reapertura ha creado una fuerte división entre los habitantes, quienes en varias ocasiones se han pronunciado en delegaciones gubernamentales y medios locales en apoyo o repudio a la reapertura de una empresa que, según sus dueños, quedó estigmatizada por los daños ambientales de la administración anterior.

Al respecto, Alonso explicó que, efectivamente, se reunió con el procurador para transmitirle su preocupación por la amenaza de desempleo en la que aún se encuentran los trabajadores, y aprovechó para mostrarle las colillas del INSS que confirman su puesto de trabajo en el área administrativa de La Fuente. “El comportamiento de ellos es por problemas personales. Quieren sacarme de la empresa para después quitarme el trabajo que tengo en el acueducto”, resaltó.

Según ella, líderes como López y el señor Guillermo Calero, propietario del bar La Cueva, han empezado una campaña de desprestigio en su contra, debido al estricto cumplimiento de sus funciones en el acueducto. “Este señor Calero quería que el consumo de agua le continuara saliendo con una tarifa domiciliaria, y se molestó cuando le dije que debía pagar como negocio”.

Sobre la fábrica de botas

En relación con la fábrica de botas industriales que a partir de junio iniciará operaciones en las instalaciones de La Fuente, López consideró acertada la inversión de los taiwaneses, sin embargo, comentó que los dueños de La Fuente podrían aprovecharse para exigir el permiso de reapertura de la curtiembre.

“Lo están presentando como un solo paquete: el matadero, la tenería y la fábrica de botas. Van a aprovecharse de eso para que les den el permiso de abrir la tenería. Esperemos que el Marena no permita más contaminación en ese lugar”.