•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos llamó nuevamente al gobierno del presidente Daniel Ortega a retomar el diálogo nacional, para buscar una salida pacífica a la crisis en Nicaragua. “Estados Unidos va a hacer todo lo posible para que Nicaragua regrese a la democracia”, dijo este viernes Carlos Trujillo, embajador estadounidense ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Trujillo declaró a la AFP que “todas las opciones (para superar la crisis) están sobre la mesa”, aunque preguntado si esto incluye una opción militar, respondió: “en este momento, no”.

Fotos: Monimbó bajo el asedio de turbas armadas

Washington promueve una reanudación del diálogo entre el gobierno de Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica, que se inició el 16 de mayo en Managua con mediación de la Iglesia católica, pero cuya última sesión plenaria se realizó el 15 de junio.

“El Gobierno tiene que regresar al diálogo y tomar esas negociaciones en serio”, subrayó Trujillo, quien sin embargo consideró “bastante graves” las acusaciones de Ortega a los obispos, a quienes llamó “golpistas” durante su último discurso público, el 19 de julio en Managua.

“Cuando el Gobierno acusa a los mediadores de ser terroristas se hace bien difícil regresar al diálogo”, opinó el embajador estadounidense.

Trujillo advirtió que el gobierno de Donald Trump evalúa nuevas sanciones “contra miembros del Gobierno, contra industrias”, para presionar por la restauración de la democracia en el país, donde más de 300 personas han muerto en el marco de las protestas antigubernamentales que estallaron el 18 de abril.

Gobiernos europeos

Los gobiernos del Reino Unido y de España también apoyaron este viernes la reanudación del diálogo nacional y condenaron los hechos de violencia ocurridos en los últimos meses.

El Reino Unido reprochó en un comunicado “el uso deliberado y excesivo de la fuerza por parte de la Policía y los grupos armados progubernamentales en contra del pueblo de Nicaragua”, y recordó la responsabilidad que tiene el gobierno nicaragüense de “poner fin a la violencia, proteger a sus ciudadanos y garantizar que los autores de los abusos sean llevados ante la justicia”.

 Policías desertan y entregan uniformes a la CPDH

El comunicado acoge “con satisfacción” el papel de mediación desempeñado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua y alienta a todas las partes a comprometerse “con una resolución pacífica de la crisis”. También se insta a las autoridades a “establecer las condiciones adecuadas para reanudar un diálogo inclusivo”.

Por otro lado, la ministra portavoz del Ejecutivo español, Isabel Celaá, condenó los “graves sucesos violentos” ocurridos en Nicaragua y pidió que “se investiguen toda las muertes ocurridas desde el 18 de abril”.

España “siempre apoya el diálogo”, subrayó Celaá, quien señaló que el gobierno presidido por Pedro Sánchez “valora muy positivamente” la declaración especial adoptada por los jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Centroamericana, así como la voluntad expresada por la Secretaría General de la OEA de “apoyar el diálogo nacional”. 

Alianza Cívica: el diálogo tiene apoyo

José Isaac Espinoza

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia denunció este viernes lo que ellos consideran un “intento de boicot” al diálogo nacional por parte del presidente Daniel Ortega, quien descalificó el papel que han desempeñado los obispos como mediadores y testigos.

La coalición advirtió que si este espacio de negociación se rompe, es porque el Gobierno así lo quiere.

 Marcas de bala permanecen en la Divina Misericordia

“No permitiremos que se criminalice el actuar de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y sus obispos en su rol de mediadores y testigos y se le tilde de ‘golpistas’”, expresó la Alianza en su pronunciamiento.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y miembro de la Alianza, dijo que aunque las expresiones del presidente Ortega “no coadyuvan a generar un clima de diálogo” está claro que esa es la ruta que se debe seguir para superar la crisis.

A pesar de la posición del presidente Ortega, de descalificar a los obispos como mediadores, la mesa del diálogo nacional tiene respaldo internacional, tal como la plantea la reciente resolución del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), indicó la Alianza.

 En descenso el arribo de vuelos a Nicaragua

“La resolución es contundente y en sus puntos 3 y 4 hace referencias a que ambas partes muestren fe para encontrar por la vía del diálogo un cauce de salida, de soluciones a la crisis. Insta al diálogo nacional, a seguir las recomendaciones de la OEA… que se busque la solución al tema del calendario electoral”, destacó Chamorro.

“Creemos que el diálogo es la solución, es la vía, como también lo han dicho los obispos”, remarcó.

“Si se rompe el diálogo nacional, será porque el Gobierno lo quiere romper o lo quiere sustituir por algún remedo de diálogo con otro tipo de participantes”, comentó Carlos Tünnerman, representante de la sociedad civil en la mesa del Diálogo Nacional, quien destaca que un punto a favor de la actual mesa del diálogo es que “hemos tenido respaldo de los sectores de la ciudadanía, incluso respaldo internacional”.

“En casi todos los pronunciamientos que ha habido de gobiernos extranjeros, resoluciones del Parlamento Europeo y de la OEA, se habla del diálogo nacional y dan su voto de confianza a la Conferencia Episcopal”, indicó.

Según Tünnerman, para el Gobierno sería difícil poder desmontar la actual mesa del diálogo para organizar otra sin los actuales participantes.

“Creemos que efectivamente el Gobierno se va a encontrar con que no hay quién se quiera prestar a un diálogo sustituto del que actualmente existe. El Gobierno no podrá encontrar otro organismo que goce de la misma credibilidad y respeto que tienen los obispos de la Conferencia Episcopal como mediadores y testigos”, explicó Tünnerman. 

Preparados para dialogar

La Alianza informó este viernes que sus miembros están listos para retomar la agenda de la democratización y justicia, sin dilaciones ni retrasos.

 Controversia sobre definición de terrorismo en nueva ley antilavado

En la misma comunicación expresa que una vez reanudado el diálogo, exigirá la liberación de Medardo Mairena, Pedro Mena, del Movimiento Campesino; de Irlanda Jerez, autoconvocada dirigente de las protestas en el mercado Oriental; y de los líderes estudiantiles Marlon Fonseca, Hansel Vásquez y Rodrigo Espinoza, considerados como “presos políticos”.

Al respecto, Carlos Tünnerman explicó que “son muchos más los detenidos injustamente, pero esos nombres en este momento tienen un carácter de símbolo de todos los presos”.

Agenda salió del diálogo

Carlos  Tünnerman explicó que el documento con la propuesta de democratización e institucionalidad para el país, que los obispos presentaron el pasado 7 de junio al presidente Daniel Ortega, en la Casa de los Pueblos, es un resumen de los planteamientos que los miembros de la Alianza entregaron por escrito a los jerarcas católicos.

“De ninguna manera puede atribuirse a los obispos el calificativo de golpistas o de conspiradores. Cuando Ortega habló de que los obispos le habían presentado una carta con planteamientos para restaurar la democracia en Nicaragua, que es indispensable como lo pide el pueblo en las calles, lo que le presentaron los obispos fue un resumen de las propuestas que salieron de los distintos participantes en el diálogo nacional”, aclaró Tünnerman.