• |
  • |
  • END

Costa Rica
El Gobierno de Costa Rica ratificó categóricamente, este martes, que no es parte de la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) y que por consiguiente no reconoce ni su jurisdicción ni legitimidad.

La anterior declaración surge como respuesta del canciller tico Bruno Stagno, cuando se conoció que el país está siendo demandado por primera vez en ese tribunal centroamericano.

Dicha demanda fue presentada por la Asociación de Agentes Aduaneros de Costa Rica, debido a que no están de acuerdo con el nuevo mecanismo de fijación de los impuestos de importación a las máquinas de lavar ropa, disposiciones dadas a conocer en 2007.

“En un intento para atribuirse cada vez mayores poderes e interferir en las instituciones soberanas de los Estados, la Corte Centroamericana de Justicia está tratando de convertirse en el Órgano Supremo de la Integración Centroamericana, función reservada únicamente a la Reunión de Presidentes; y en consecuencia, forzar a los Estados a organizarse institucionalmente a partir de la visión que dicha Corte tiene de la integración centroamericana”, reza una comunicación de la Cancillería.

En ese particular, el canciller Stagno dejó claro que no van a responderla, ya que el país no esta adscrita a la CCJ, ni reconoce su jurisdicción.

“Costa Rica no reconoce y desconoce la competencia de la Corte. Costa Rica no va a litigar el caso ante la Corte, pero aprovechamos la oportunidad para documentar y reiterar nuestra posición sobre la Corte, que no se basa en un criterio de este gobierno, sino que es una posición de Estado”, expuso.

Precisó que el estatuto de la Corte fue firmado en 1995, pero nunca fue ratificado por el Congreso. Asimismo, estimó que ese organismo invade competencias constitucionales (del país) que no le corresponden.

“No vamos a litigar el caso, pero no debe sorprender si eventualmente la Corte falla contra Costa Rica”, acotó.

Añadió que la aceptación de la CCJ de dicha demanda podría darse en el contexto del “forcejeo” y la “molestia” que existe, porque Costa Rica no pertenece a ese organismo ni al Parlacén, y porque logró convencer a los europeos (para las negociaciones de un acuerdo de asociación comercial), que dichas entidades fueran vinculantes en la negociación.