•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), realizan este sábado en Managua, una marcha en apoyo al Gobierno del presidente Daniel Ortega y para pedir “justicia por los policías fallecidos durante las protestas”.

La manifestación salió de los semáforos del Ministerio de Gobernación y con los carteles que piden “justicia”.

Ortega: Los obispos son parte de un plan golpista

Mientras la manifestación avanzaba hacia la Dirección de Auxilio Judicial, mejor conocido como El Chipote, la vía desde la rotonda Hugo Chávez hasta el antiguo hospital militar estaba cerrada. Quienes participan en esta marcha llevan banderas del FSLN y camisetas blancas.

Un fuerte despliegue policial está en el sector de la plaza 27 de mayo junto al Palacio Nacional y de los semáforos del Jonathan González.  ​

Más: Oficiales se retiran de la Policía Nacional y temen por su seguridad

La manifestación de las personas afines al Gobierno llegó a eso de las once de la mañana a las instalaciones de El Chipote.

Los manifestantes llevan fotos de los oficiales que perdieron la vida durante la crisis que vive el país desde el pasado 18 de abril.

En las afueras de El Chipotes los protestantes progobierno gritan “No eran estudiantes, eran delincuentes”, en referencia a los jóvenes que han perdido a vida durante las protestas en contra del Gobierno.

Más: Países Bajos y Luxemburgo suspenden cooperación

En el departamento de Matagalpa los familiares de las personas afines al Gobierno que fallecieron durante la crisis que vive el país se dirigieron a los monumentos de Carlos Fonseca y Tomas Borge donde también exigieron justicia por sus muertos y pidieron a la Policía que “investigue cada una de las muertes y que los culpable paguen por sus crímenes”. 

La mañana de este sábado, decenas de madres que preguntaban por sus hijos, que fueron arrestados o desaparecieron durante las  manifestaciones contra el presidente Ortega, fueron evacuadas de las afueras de El Chipote, por razones de seguridad y por temor a ser agredidas por las personas que participan en la marcha a favor del Gobierno. 

Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario.