•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la participación de miles de feligreses de diferentes departamentos y municipios del país, la diócesis de Matagalpa realizó la vigésima segunda edición de la peregrinación al Santuario del Divino Niño, una procesión de de 15 kilómetros sobe la carretera a Jinotega hasta llegar al sector de Fuente Pura donde está ubicado el Santuario.

Después de una misa oficiada por el padre Edwin Rodríguez, cura párroco del Santuario del Divino Niño en la Santa Iglesia Catedral, salió la imagen en hombros de los cargadores tradicionales, con cantos, pero con pocos cuetes y morteros, pero no faltaron los cantos, oraciones y promesantes que caminaban descalzo hasta llegar al Santuario.

Más de 45 mil feligreses participaron en la peregrinación al divino niño en Matagalpa.

Según la Diócesis Matagalpa, más de 45 mil personas visitaron este año el Santuario ya que se elaboraron 50 mil fotos de la imagen del Divino Niño y todas fueron repartidas entre los participantes en la peregrinación.

La misa solemne fue oficiada por su excelencia monseñor Rolando José Álvarez, quien centro su homilía en el mensaje del buen Pastor, quien dijo que ningún buen pastor deja a su ovejas solas.

El buen pastor no abandona a sus ovejas

“El buen pastor no la piensa dos veces, no titudea, no tiene dudas, el buen pastor sabe que ha sido llamado por al padre y que ese llamada implica llegar hasta las últimas consecuencias, el buen pastor sabe de qué si es necesario, tiene que dar la vida por sus ovejas”, señalo el religiosos.

Este finalizó declamando el poema a la bandera: “Juro por ti ser bueno, sincero y generoso y juro por ti, mi nombre, tu nombre bandera, sin mancha conservar, ser culto en mis manera, sincero y generoso y en el fervoroso trabajo la gloria encontrar,  y juro por  ti, tu nombre glorioso conservar, y nunca mi mano a un ser humano ha de maltratar,  esa es la paz y la justicia que cristo nos ofrece, nunca maltratar a un ser humano porque es hijo de Dios e hijo del padre”, concluyó.