•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Iglesia Católica decidió ayer, por primera vez, otorgar la mayordomía de la fiesta religiosa más grande del país a dos sacerdotes, dejando de lado a un alcalde sandinista, y pidió a sus fieles celebrar sin licor, debido a la crisis que ha dejado entre 277 y 351 muertos desde abril.

Históricamente el clero nombra al alcalde de Managua como mayordomo de las fiestas en honor de Santo Domingo de Guzmán, del 1 al 10 de agosto, por ser la autoridad que garantiza la seguridad, logística y los recursos de la celebración, tradición que fue rota este año, debido a la incertidumbre que envuelve a Nicaragua.

Esta vez, los párrocos Boanerges Carballo y Juan José Nolasco serán los mayordomos de las fiestas patronales de Managua en honor a Santo Domingo de Guzmán.

Así lo dispuso el cardenal  Leopoldo Brenes Solórzano en un comunicado leído durante la misa matutina de ayer domingo en la catedral de Managua.

 El padre Boanerges Carballo es párroco de la iglesia de Santo Domingo en las Sierritas de Managua y el presbítero Juan  José Nolazco es el párroco de la iglesia del mismo nombre en la capital.

Recogimiento y austeridad

Los párrocos serán apoyados en su labor de mayordomo por los dos comités de cargadores y un delegado de la Alcaldía de Managua, refiere el comunicado firmado por el cardenal Brenes.

La fiesta deberá realizarse en un ambiente de “recogimiento y austeridad” se indica en el comunicado emitido por el Arzobispo capitalino.

De esta manera se confirma que los festejos  de Santo Domingo de Guzmán se realizarán a como tradicionalmente se han hecho.

Lo anterior significa que el próximo 31 de julio se realizará la misa de la bajada de Santo Domingo en Las Sierritas y al día siguiente visitara Managua para su tradicional visita de 10 días.