•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las madres y familiares de las personas que se encuentran detenidas en las celdas de la Direccion de Auxilio Judicial (DAJ) conocida como El Chipote, continúan peregrinando para que sus parientes sean liberados.

Una de las mujeres coordinadoras de las madres, quien prefirió el anonimato, aseguró que actualmente permanecen 16, de las 35 que había en El Chipote en la catedral de Managua. Así mismo expresó  que no piensa permanecer en este refugio. “No descartamos volver a instalarnos en El Chipote porque ahí están nuestro familiares. Hay posibilidades de volver”, declaró. 

“La voluntad de las madres de El Chipote es seguir hasta llegar a probar la inocencia de nuestros familiares”, manifestó la protestante. 

Las mujeres insisten con volver a esta base policial, a pesar que el sitio fue tomado el pasado sábado por simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). 

Los seguidores de Daniel Ortega colocaron toldos en el lugar donde antes estaban instaladas decenas de madres que buscan a sus familiares. También llevaron parlantes y hasta servicios higiénicos portátiles.  

Julio Vega, uno de los activistas políticos, dijo que se han plantado frente a El Chipote para demandar justicia por los policías y sandinista que han muerto durante la crisis en Nicaragua.

“Estamos aquí para que la gente vea que hubo muerto de los dos bandos”, dijo. No obstante, al preguntarle cuál es el otro bando al cual se refiere, respondió: “Los nicaragüense tenemos diferencias políticas y tenemos que saberlas conllevar”.

Vega reconoció que si un sandinista mató a alguien también debe pagar por ese crimen. “Nosotros no tenemos presos en El Chipote. Pero la idea es que haya justicia para todos”, declaró. Vega indicó que el platón lo iniciaron el sábado en la tarde y que pasaron la noche allí. Añadió que no tienen fecha para desalojar. En el lugar hay colchones y varias sillas. Una camioneta doble cabina les llevó almuerzo. 

Robo

Las madres de El Chipote denunciaron que en el proceso de evacuación, la mayor parte de las cosas que tenían para atender a las personas se quedó, entre ellas, comida, bebidas, mesas, sillas, termos y los toldos con los que se cubrían. 

“Tenemos información que destruyeron partes de esos materiales. Incluso, los toldos los desbarataron”, dijo la coordinadora de las madres, quien precisó que en total eran cuatro carpas las que había. 

Sin embargo, los simpatizantes de Ortega que se encuentran en El Chipote, aseguraron que cuando ellos se instalaron, no había nada. 

A pesar de encontrarse en la catedral, las mujeres no se sienten del todo seguras. Ayer en la mañana, unos de los médicos que las atendían en El Chipote sufrió un ataque a su vehículo, al cual le quebraron un vidrio y se le robaron una tablet.  

“Hoy vino a ver como estábamos, nos saludos y en lo que salió, el carro ya estaba desbaratado”, declaró la coordinadora. Considera que el hecho fue en represalia. “Cuando a nosotros nos llegaba a atender le tomaban las placas del vehículo. Tomaban fotos”. 

En el lugar que se encuentran actualmente tienen acceso a baños y servicios higiénicos. “Tenemos temor, no miedo. Pero vamos  a seguir en la lucha”, expresó.