•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las madres que continúan llegando a la Direccion de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, en demanda de la liberación de sus familiares, denunciaron que se siente hostigadas por simpatizantes de Daniel Ortega que se tomaron el lugar el pasado sábado. 

Según las mujeres que se mantienen en este lugar, los seguidores de Ortega a veces les dicen ofensas verbales. “Nos dicen que somos madres de asesinos. Pero a palabras necias oído sordo. No le hacemos casos”, afirmó una de las decenas de mujeres que llegan todos los días a El Chipote. 

Según esta ciudadana, la agresión verbal ocurrió la tarde del domingo. Ante el temor de recibir agresiones, las mujeres se mantienen en el porche de una casa ubicada a unos metros del lugar donde antes permanecían reunidas. “Cuando hace falta 10 o 15 minutos para entregar el almuerzo o la cena subimos”, indicó. 

Familiares a las afueras de El Chipote. Archivo\END

Aseguró que nadie se atreve a quedarse por medidas de seguridad. “Después de la cena cada quien busca para dónde agarrar”, declaró.

Masayas buscan a familiares

Mujeres continúan llegando a El Chipote. Desde Masaya llegó una señora en busca de información sobre tres familiares que se llevaron durante el ataque a esa ciudad. En la redada capturaron a sus hijos Teresa López y Luis López y a su pareja Elio López. 

“El martes por la tarde que se los llevaron, ellos (parapolicias) andaban su lista”, denunció la ciudadana. “El sábado cuando veníamos nos enteramos que las turbas se dirigían a El Chipote y por eso nos regresamos”, comentó. 

Según las mujeres que se mantienen en este lugar, los seguidores de Ortega a veces les dicen ofensas verbales. Archivo\END

Los simpatizantes de Ortega se mantienen en este lugar sonando música y bailando. Las mujeres pidieron que se les respete en todo momento. “Por eso nos mantenemos aquí, para evitar una desgracia”, expresó una más de las madres que llegó a El Chipote.

Continúan detenciones

También hay reportes de nuevas detenciones ilegales en todo el país. Ayer un grupo de mujeres denunció la desaparición de un familiar desde hace ocho días. Según los representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la familia denunció que el hombre fue capturado por policías en el sector del mercado Israel Lewites.  La Policía se negó a dar información y les dijo a los familiares que no están en El Chipote, según el Cenidh. El detenido se llama Julio César Gómez Castro, de 26 años. 

Los familiares aseguraron que Gómez Castro trabaja para una empresa de telecomu-nicaciones y fue detenido cuando regresaba de trabajar.