•   Masaya y Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Entre 70 y 80 jóvenes capturados por parapolicías en Masaya en la llamada operación limpieza, el pasado 17 de julio, han sido liberados hoy.

El comisionado general Ramón Avellán, subdirector de la Policía Nacional, junto al alcalde de Masaya, Orlando Noguera, entregaron los detenidos a sus familiares, tras una semana de detención.

Los jóvenes puestos en libertad pertenecen a los barrios Camilo Ortega, Germán Pomares, Óscar Pérez, San Juan y Monimbó, de Masaya.

En un vídeo que circula en las redes sociales se aprecia el momento en que la Policía Nacional libera a los detenidos, con la mediación del FSLN, según dijeron.

Además, la Policía hizo firmar a los detenidos y a sus parientes un compromiso de "convivencia familiar" y de cese a los actos de violencia.

Según ese compromiso, los jóvenes liberados no deberán participar en marchas autoconvocadas, ni levantar barricadas o tranques en la ciudad.

Por otra parte, otros jóvenes aun permanecen detenidos y serán llevados a juicio por diversos delitos.

El alcalde de Masaya, Orlando Noguera. Cortesía/END

“Para nosotras, como madres, es un milagro, porque pensábamos que les pudo haber pasado lo peor, hoy nuestro mayor agradecimiento es a Dios, porque Él fue el que les guardó la vida en esas celdas en las que estaban detenidos desde hace días, cuando ni siquiera nos daban noticias de ellos, ni sabíamos en qué condiciones estaban”, dijo una madre de familia, quien llorando abrazaba a su hijo.

Milagros Castillo, familiar de un joven liberado, expresó: “Todo esto fue una pesadilla para nosotros, fueron días de angustia y no poder conciliar el sueño, porque imaginábamos que los estaban torturando, como humanos buscamos todo los medios necesarios para que la liberación de nuestros jóvenes pudiera darse antes de que fueron procesados por algún delito que ellos no cometieron”.

Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), una organización que ha sido clave en la mediación durante la crisis en Masaya, dijo que se enteró mediante las redes sociales sobre la liberación de las personas.

“Masaya está sujeta a una ola de secuestros y capturas ilegales. No es posible que salga el alcalde Orlando Noguera y el secretario político del FSLN haciendo entrega de los detenidos ilegalmente como si fuese un favor político”, criticó Leiva.

Agregó que la ANPDH tiene 700 denuncias de detenciones ilegales, por lo que se preguntó ¿dónde está el resto?

“Hay que dejar claro, lo más indicado es hacer una gestión, una sinceridad, un acto apegado al tema de un gesto humanitario dentro del marco de los derechos humanos, allí vimos al alcalde y al secretario político entregando a los (detenidos a sus) familiares. Lo que vimos es una renuncia a los derechos de los ciudadanos, no puede expresarse ni pensar libremente”, indicó Leiva.

Añadió que todas estas personas, que pasaron detenidas durante una semana, debieron ser liberadas 48 horas después de sus respectivas capturas.

Tras la operación limpieza en Masaya, varios habitantes denunciaron abusos de poder, mientras que otros aseguran que una cantidad no precisada de jóvenes huye para que no los capturen.