• LEON |
  • |
  • |
  • END

La propiedad confiscada por el Frente Sandinista a la investigadora social y defensora de los derechos de los inmigrantes, Martha Cranshaw, el pasado 13 de abril, en la tercera calle del reparto Fátima, en el municipio de León, luce totalmente deteriorada y deshabitada.

Un dirigente de los CPC, identificado como “Combatiente Chivo Pando”, destacó que la propiedad fue confiscada porque ella (Cranshaw), ya no está en las filas del FSLN, “estas casas eran prestadas para aquellos que trabajaban para la revolución, pero cuando se apartan, entonces se vuelven al gobierno, fue una acción justa y es difícil que la devuelvan”, comentó el ciudadano, que tranquilamente caminaba frente a la propiedad.

El partido en el gobierno ha ejecutado en lo que va del año, dos violentos desalojos a reconocidos militantes leoneses. El doctor Moisés Daniel Chévez Zapata, de 54 años, fue desalojado el sábado 21 de marzo, con lujo de violencia, de una pequeña oficina jurídica que funcionaba desde hace más de 25 años en la casa de la Juventud Sandinista, en el barrio San Felipe.

En esta ocasión le tocó el turno a la defensora de los inmigrantes y ex militante del FSLN, Martha Cranshaw, cuando el pasado 13 de abril, desconocidos se presentaron en la propiedad y cumpliendo órdenes del presidente Daniel Ortega, según dijeron, intimidaron al cuidador y lanzaron a la calle los pocos enseres personales que se encontraban en el inmueble.

Terror para hablar

Los vecinos de Cranshaw en el reparto Fátima, se encuentran aterrorizados, “nadie se atreve a decir nada porque como van las cosas, podés quedar en la calle, aquí no respetan las leyes y estamos viviendo nuevamente la confiscación de propiedades como se vivió en los años 80”, dijo doña Magdalena Zelaya, oriunda del reparto Fátima y vecina de Cranshaw.

En una humilde propiedad, a poca distancia del reparto Fátima, la señora Ángela Martínez, de 76 años, una de las trabajadoras domésticas de Cranshaw, relató que el desalojo se realizó de manera violenta por varios hombres que llegaron de manera intimidante.

“Esa gente vino a la casa, sacaron todos los enseres personales y posteriormente nos despacharon a nuestras casas, lo único que logré conocer es que querían la propiedad para trasladar las oficinas de la delegación del Ministerio de la Familia”, dijo la señora, quien por más de 23 años laboró como doméstica y cuidadora en dicha propiedad.

Actúan de hecho y ellos son la ley

Pero el desalojo en la propiedad de Martha Cranshaw fue similar al que sufrió el doctor Moisés Daniel Chévez Zapata, sin orden de allanamiento judicial y sin la presencia de las autoridades policiales.

Por su parte, la subcomisionada Lucrecia Munguía, vocera de la Policía en León, señaló que no se ha actuado o intervenido de oficio, porque no ha habido necesidad de que la Policía intervenga.

“Si hubo un recurso judicial, yo lo desconozco, no sé, a lo mejor lo están haciendo a través de las vías judiciales, porque por la vía policial no; además, en este caso no hay anarquía, porque si se esta cumpliendo un mandamiento judicial, la Policía no puede hacer nada, pero en realidad no conozco nada sobre el caso y habría que esperar para verificar si hay una orden judicial, pero yo hasta el momento lo desconozco”, refirió.

De manera extraoficial se conoció que en la zona residencial del reparto Fátima, en León, existen más de cinco propiedades confiscadas a sus dueños en la época de los 80, y que actualmente son habitadas por cuadros del Frente Sandinista.

Procuraduría resguarda bien privado

Pablo Ventura Hernández, Procurador Auxiliar de la Región Occidente, aseguró que la propiedad de Martha Cranshaw está bajo la protección de la Procuraduría Departamental, pero bajo resguardo, aunque no sea propiedad del Estado.

“La propiedad está bajo resguardo de la Procuraduría Departamental, lo que se hizo fue protegerla para que nadie se vaya a posesionar de esa propiedad, como ella lo denunció”, aseguró Ventura.

El procurador reconoció que aunque la propiedad de Cranshaw no es un bien del Estado y la Procuraduría no debe meterse, la está protegiendo “para que no suceda lo que ella denunció”.

Al preguntarle sobre el proceso de devolución de la casa a su dueña, como lo expresó el procurador Hernán Estrada en un comunicado de prensa, dijo que eso ya no le competía a él, sino al nivel central.

(Con la colaboración de Martha Vásquez)