•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 80 personas capturadas durante la denominada “operación limpieza” en Masaya, fueron liberadas este martes, después de suscribir un acuerdo en el que se comprometen con las autoridades policiales a no participar ni promover acciones de protesta.

Para recuperar su libertad, los detenidos y sus familiares aceptaron “promover la paz”, respetar la libre circulación y atender las orientaciones de la institución del orden público, informó el jefe de la delegación policial de Masaya, Ramón Avellán, durante el acto de liberación al que asistió el alcalde de Masaya, Orlando Noguera, en calidad de “mediador y testigo”.

 Pence: la violencia debe detenerse

Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), criticó a las autoridades policiales por manejar la liberación de los 80 detenidos como “un favor político”, pese a tratarse de detenciones ilegales.

“Ellos debieron ser liberados en el término de 48 horas como máximo y no tiempo después, más aún porque nunca hubo delito”, dijo Leiva, tras denunciar que “Masaya está sujeta a una ola de secuestros y capturas ilegales”.

“No es posible que salga el alcalde Orlando Noguera y el secretario político del FSLN haciendo entrega de los detenidos ilegalmente como si fuese un favor político”, agregó el defensor de derechos humanos.

 S&P baja calificación crediticia a Nicaragua

Leiva dijo que la entrega de los detenidos no fue un acto humanitario, sino “una renuncia a los derechos de los ciudadanos, particularmente al Artículo 54 de la Constitución Política de Nicaragua en el que “Se reconoce el derecho de concentración, manifestación y movilización pública de conformidad con la ley”.

El secretario ejecutivo de la ANPDH agregó que este organismo ha recibido 758 denuncias de capturas ilegales por civiles armados. “Si liberaron a 80 personas, ¿dónde está el resto?”, cuestionó.

Los liberados ayer eran habitantes de los barrios Camilo Ortega, Germán Pomares, Óscar Pérez, San Juan y Monimbó que permanecían en las celdas preventivas de la Policía de Masaya.

 Ortega dice estar abierto a dialogar

Las redadas las realizaron el pasado 17 de julio, cuando encapuchados armados y agentes policiales desmantelaron las últimas barricadas que los protestantes antigubernamentales mantenían en la ciudad de Masaya.

Ese operativo policial, que se llevó a cabo de forma violenta por parte de las fuerzas progubernamentales, dejó tres personas muertas en Masaya y decenas de detenidos.

Hasta ahora, la Policía Nacional liberaba a los detenidos con la mediación de la Conferencia Episcopal y el acompañamiento de organizaciones humanitarias locales e internacionales.