•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Valeska Sandoval, la joven de la emotiva despedida cuando parapolicías atacaron a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (Unan-Managua), ha sido liberada hoy de las instalaciones de la Dirección de Auxilio Judicial, confirmó a El Nuevo Diario la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Carla Sequeira, directora de la CPDH, expresó haber llamado a los familiares de Sandoval, quienes confirmaron su libertad.

“No entramos en detalles, solo se limitaron a decirme que estaba libre y colgaron (la llamada). Por lo menos sabemos que salió y que está con su familia, porque extraoficialmente nos habían comentado que estaba maltratada. Recordá que las personas son amenazadas que si hablan regresan de nuevo a El Chipote”, afirmó Sequeira.

A la estudiante la vieron por última vez la mañana del pasado viernes, cuando salió de una casa de seguridad para buscar alimentos, junto con dos compañeros.

Sandoval, quien había denunciado en junio que había sido capturada y torturada por parapolicías, se hizo conocida en toda Nicaragua cuando grabó un video el pasado 14 de julio, durante un ataque a la Unan Managua.

"Mamá, mamá perdoname", comenzó diciendo la joven en el video que se hizo viral. "Salí a defender mi patria. Te amo", continuó entre lágrimas, refugiándose en una barricada, mientras se escuchaban disparos en contra de los protestantes.

Mientras, Sequeira mencionó que falta que liberen a más personas que han sido detenidas de manera ilegal, porque ni los policías ni los parapolicías andan orden de captura o de allanamiento.

La promotora de derechos humanos lamentó que a las afueras de El Chipote se encuentren todavía personas afines al gobierno, de quienes dijo se burlan de las madres de los detenidos, las intimidan y las hostigan.

Nicaragua cumple más de tres meses de estar sumergida en una profunda crisis sociopolítica, en la que se ha registrado entre 295 y 351 personas fallecidas producto de la represión estatal.

Las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron el 18 de abril pasado, cuando la población protestó en Camino de Oriente, en carretera a Masaya, por unas fallidas reformas al seguro social y a medida que se contabilizaban los muertos, los protestantes exigían justicia y su renuncia.