•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Congreso de El Salvador condenó hoy el "recrudecimiento" de la violencia en Nicaragua en el marco de la crisis sociopolítica que ha dejado entre 295 y 351 muertos, y llamó a retomar el diálogo en un pronunciamiento aprobado con los votos de la derecha.

El Congreso salvadoreño "expresa su lamento y condena a la violación de derechos humanos, las libertades fundamentales" y los "graves y reiterados hechos de violencia y represión de los cuales ha sido víctima el pueblo nicaragüense", reza el pronunciamiento aprobado con 47 votos de los 84 diputados.

El Órgano de Estado, por iniciativa de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), también manifestó su "solidaridad con los familiares y amigos de las víctimas de los actos de violencia que han enlutado al hermano pueblo de Nicaragua".

Los diputados salvadoreños también llamaron a "retomar el diálogo", pidieron una "solución pronta, pacífica y democrática" y a cesar "la represión, la detenciones arbitrarias y respetar el derecho a las protestas".

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias".