• |
  • |
  • END

El titular de Salud, Guillermo González, dejó entrever ayer que temen un rebrote del virus H1N1 a nivel mundial, razón por la cual la orden es no bajar la guardia y redoblar esfuerzos, a nivel local, en términos de vigilancia sanitaria.

El funcionario, además, sorprendió al confirmar al canal de televisión oficialista la realización de pruebas rápidas a siete personas con síntomas similares al virus descrito, pese a que el Ministerio ha negado en los últimos días la existencia de casos sospechosos en el país.

De acuerdo con González, los siete casos tuvieron contacto con personas enfermas y presentaron síntomas de influenza. “Hicimos las pruebas, como es lo normal, y resultaron negativos. Una de esas personas es de Estelí y vino por tierra. Queremos entonces que la población esté tranquila y que sepa que este tipo de pruebas es normal en estas circunstancias”, argumentó.

González insistió en que las medidas, a nivel local y regional, ameritan ser extremas. “En el Aeropuerto Internacional ya hay una zona de aislamiento, y hemos pedido a las líneas aéreas que indiquen a sus pasajeros que serán abordados por nuestro personal para que cuando arriben al Aeropuerto no se sorprendan y nosotros podamos realizar un trabajo eficiente y ellos no se sientan incómodos”, refirió.

El doctor Pedro Leiva, epidemiólogo del Silais-Managua, explicó que en el área descrita se toman los datos de los pasajeros con síntomas sospechosos, y si es necesario se hacen las pruebas rápidas.

“Si no hay nada que alarme, se les pide su dirección y se les orienta llamar al número 155 en caso de sentir algunos síntomas de influenza, además, se les dice que en su barrio hay un brigadista de salud al cual pueden acudir”, comentó.

El Aeropuerto cuenta de momento con cinco médicos, dos enfermeras, dos auxiliares y dos técnicos de higiene. Aparte de eso, hay personal del Ejército y una unidad de salud adicional. “En caso de que necesitáramos refuerzos, tenemos recursos a mano”, aseguró el doctor.

Calma en la región

González manifestó que en Centroamérica no se registran más casos con el virus H1N1, pero aclaró que la enfermedad sigue dispersándose en el mundo. “Conversé ayer con los ministros de Salud de Honduras, de El Salvador y de Guatemala y no hay más casos. En Honduras no hay casos positivos. Todos los países están redoblando esfuerzos y mañana (hoy) tendremos una teleconferencia para monitorear la situación”, expuso.

Explicó que ahora la meta es hacer más fluida la información para tomar medidas oportunamente; adquirir más insumos como los antivirales y explorar nuevos proveedores.

“Eso es parte del proceso de enfrentar juntos la influenza humana (virus H1N1). En Nicaragua, repito, vamos a seguir pendientes de todo caso que miremos sospechoso, no hay casos confirmados, y pedimos a la población que tome esto con tranquilidad… es como lo que hace la mamá cuando mira enrojecido a su hijo: le toca la frente, lo chinea, lo revisa para ver qué está pasando y actuar rápido; eso es lo que justamente estamos haciendo”, subrayó.

Acudir a unidades de salud

El ministro recomendó a la población, una y otra vez, seguir las indicaciones del Minsa. “Si presentan alguna sintomatología respiratoria y aparece fiebre, la indicación es que acuda lo más rápido posible a las unidades de salud cercanas”, expresó.

Agregó que “es importante que mantengan las medidas de higiene a nivel personal y familiar como lavarse las manos, mantenerse en lugares ventilados, cubrirse a la hora de toser o estornudar, y mantener la calma. Si no tienen síntomas, se les pide que lleven su vida normal tomando la medidas de precaución”, apuntó.

“Aquí de lo que se trata es de comenzar a convivir con el virus sin angustiarnos ni entrar en pánico… el virus sigue diseminándose, no con la rapidez como se esperaba, pero no deja de preocupar… no podemos bajar la guardia, pues podría haber un rebrote”, puntualizó.

Pasan la prueba

El doctor Pedro Leiva, epidemiólogo del Silais-Managua, confirmó ayer el arribo de 70 personas, algunas repatriadas de Texas, Estados Unidos, que ingresaron por el Aeropuerto Internacional.

A esa gente el Minsa los revisó, y según el médico pasaron la prueba: no tienen el virus H1N1, Sin embargo, la orientación es darles seguimiento en los próximos siete días, ya que usualmente los síntomas del virus comienzan a desarrollarse en ese período.