•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El techo de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, refugio de los estudiantes de la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN Managua) que fueron atacados por policías y parapoliciales el pasado 13 de julio, está siendo reparado para tapar los agujeros hechos por las balas. 

Carlos José González, uno de los obreros, explicó que el techo “quedó pasconeado” y que el agua se filtra, razón por la cual lo están reparando.

Por su parte, Cryselda Linarte, secretaria de la parroquia informó que desconoce el monto de la obra, pero que es una donación de un grupo de personas que se ofreció para ayudar a la reparación de la iglesia.

Lea: Turbas sitian iglesia

En el ataque a la UNAN y a la iglesia Divina Misericordia dos personas fallecieron y otras resultaron lesionadas. Los obispos de la Conferencia Episcopal mediaron el cese al fuego y lograron la liberación de los jóvenes.

Más: Ortega: Los obispos son parte de un plan golpista

Dos días después del ataque, un grupo de feligreses se acercó a la parroquia  para limpiarla y devolverle el orden.

Las huellas del asedio siguen muy presentes en la fachada del templo, especialmente en una pequeña capilla donde los huecos que dejaron las balas han quedado en ventanas y paredes.

Niegan acta de defunción a familiares de jóvenes asesinados en UNAN-Managua

Lo más doloroso para los feligreses es que las balas también impactaron contra el sagrario y agujerearon una imagen del Cristo de la Divina Misericordia que hoy parece respirar por esos huecos.