•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, denunció este viernes la existencia de una “tercera fase” de represión en Nicaragua, consistente, según Abrão, en la criminalización de los manifestantes.

En una rueda de prensa en la sede de la CIDH, en Washington, Abrão explicó que en la “primera fase”, que duró hasta mediados de junio, hubo una “represión tradicional con el uso desmedido de la fuerza de la Policía directamente contra los manifestantes”.

 Otro campesino es acusado de terrorismo

La “segunda fase”, según Abrão, engloba la llamada “operación limpieza”, que según señaló el Gobierno tenía como objetivo eliminar barricadas y tranques para permitir la libre circulación, “pero que se convirtió en ataques de parapolicías (civiles armados encapuchados) y policías contra la población civil”, explicó.

“Estamos ahora en un tercer momento de la represión en el país”, aseguró Abrão, que ha detectado un “proceso de criminalización de los manifestantes”, la mayoría señalados de terrorismo y crimen organizado, entre otros supuestos delitos.

“Ha habido un proceso de transformación de la represión más cruda, más explícita, un proceso de represión burocrática, utilizando la propia institucionalidad, el sistema de justicia para detener a las personas, promover acciones y procesos judiciales en su contra”, agregó.

 Despiden a médicos del hospital de León

En esa tercera etapa de represión, Abrão incluyó las denuncias de “secuestros que ha recibido la CIDH sobre ciudadanos que son detenidos en sus casas y descubren que están siendo procesados penalmente cuando llegan a dependencias policiales”.

A pesar de esta evolución, Abrão precisó “que aún no es posible identificar una tendencia” y apuntó “que la CIDH ha pedido al Estado nicaragüense copias de los expedientes judiciales que se están usando para procesar a los manifestantes”.

Nicaragua cumplió ayer cien días de su crisis más sangrienta desde los años 80.

 Exmilitar mató a brasileña

Las protestas que comenzaron el 18 de abril han dejado 448 muertos, 2,830 heridos y 595 desaparecidos, según cifras ofrecidas esta semana por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

La CIDH reportó el miércoles la muerte de 295 personas, una cifra inferior a la de la ANPDH, porque la Comisión debe seguir una metodología diferente como organización internacional, dijo Abrão.

No obstante, apuntó que la cifra puede ser “más alta” y adelantó que la semana próxima la CIDH actualizará sus cifras con la publicación de un nuevo informe del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) que apoya el diálogo nacional mediado por la Iglesia católica.