• |
  • |
  • END

Todo el sector relacionado con la porcinocultura se encuentra seriamente alarmado ante la caída en picada de las ventas de cerdo, ocasionada por las “importaciones sospechosas” que se han venido realizando desde inicios de año y que han provocado una “competencia desleal en los mercados”.

Según informó Juan Ruiz, gerente propietario del Matadero Procersa, en lo que va de la semana han registrado una disminución en la matanza del 70 por ciento, como consecuencia de la carne de cerdo que está siendo comercializada en los mercados a un precio muy inferior al establecido por la mayoría de los vendedores de este producto.

“Estas importaciones sospechosas están entrando directamente a los mercados y a las embutidoras, por lo que los criadores de cerdos están perdiendo todo el dinero invertido en sus animales, ya que las ventas están paradas”, indicó Ruiz.

Para el propietario de Procersa, estas importaciones tienen un origen demasiado incierto. “No sabemos de dónde vienen o si están pagando impuestos, porque la verdad, están ofreciendo la carne a precios muy bajos, que más bien hacen creer que esta gente están teniendo alguna facilidad para importar, lo que ha provocado una competencia desleal y está por llevar a la quiebra a todo el negocio de los porcinocultores”, refirió.

Recortarán planillas

De igual forma, dijo que al no estar vendiendo las cantidades acostumbradas, tanto en las granjas como en los mataderos tendrán que buscar la forma de reducir los gastos, por lo que contempla la posibilidad de recortar su planilla de trabajadores.

Por su parte, Antonio García, distribuidor de carne de cerdo en los mercados de la capital, señaló que al no conocer la procedencia de esta carne, la población no puede estar segura de la calidad del producto que compra.

“Esa es carne congelada que sólo venden en cajas, así que dudo mucho que pase algún control o registro sanitario por parte de las autoridades del Mag-For, más bien creo que pueden ser productos rechazados en otros países y que los vienen a vender a un precio más barato a Nicaragua”, refirió García.

Según informó Sobeida Rojas, representante de la Granja Porcina Redes de Solidaridad, esta semana los porcinocultores sostuvieron una reunión con Verónica Rojas, vicetitular del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, donde solicitaron el cese de estas importaciones, que está golpeando fuertemente a todo el sector.

“En la reunión, todos los porcinocultores le pedimos al gobierno que detuvieran estas importaciones porque están afectando las ventas de los granjeros nicaragüenses, pero no recibimos ninguna respuesta positiva, más bien nos dijeron que las importaciones continuarían porque son parte de un convenio firmado en el Cafta”, expresó Rojas.

La viceministra Rojas ya había declarado que estas importaciones se están realizando dentro del marco del Tratado de Libre Comercio, DR-Cafta, donde se estableció una cuota como parte del contingente arancelario inicial de un mil toneladas métricas de carne de cerdo, con un crecimiento anual de 10 por ciento, que Nicaragua debe cumplir para no caer en multas.

Tanto estas importaciones, como el temor de la población por un posible contagio del virus de influenza humana, que aún no se presenta en nuestro país, pero que ha llevado a los compradores a bajar el consumo de carne de cerdo, han provocado el debilitamiento del sector porcinocultor a nivel de crianza, matanza y comercialización
En investigaciones realizadas por EL NUEVO DIARIO, encontramos que una de las personas que está a cargo de estas importaciones es el señor Everth Alemán, quien dice ser el propietario de este negocio privado, sin revelar el nombre de sus socios.