•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los nicas que radican en el estado de Massachusetts han venido realizando en las últimas semanas actividades para recaudar fondos para apoyar a las personas que han perdido a familiares en las protestas antigubernamentales que iniciaron el 18 de abril y muchos estadounidenses se han venido sumando en respaldo a la causa.

“Tranques nicas en Boston” se han denominado los eventos de los nicaragüenses en la ciudad de Boston, a los que se han sumado en apoyo ciudadanos estadounidenses que respaldan las demandas de los nicas en un conflicto que según organismos de derechos humanos, ha dejado más de 350 muertos.

 Crisis afecta a más de 50% de Mipymes

Muchos de estos estadounidenses han estado en Nicaragua como turistas en varias partes del país y en diferentes temporadas, han quedado encantados de las bellezas naturales que ofrece el país al visitante. Por tal motivo, los anglosajones esperan que muy pronto las cosas mejoren para el bien del pueblo nicaragüense y de paso, para que el turismo vuelva a recuperar el auge que venía teniendo antes del estallido social.

Christopher Wright, es uno de los norteamericanos quien se encuentra preocupado por lo que está ocurriendo en Nicaragua. Se enteró de la situación por diferentes artículos que se han publicado en The New York Times. 

Recordó que un amigo de él vio en Facebook la actividad de los nicas que se realizó recientemente en la ciudad de Arlington, Massachusetts, le informó al respecto y fue de esta forma como asistió al evento de los nicas.

“Yo leo todos los días el New York Times, y la noticia de Nicaragua esta en este periódico varias veces a la semana. Si uno está pendiente de las noticias, se entera de lo que está ocurriendo en Nicaragua. Yo me he estaba preguntando que podía hacer para ayudar y me enteré de esta actividad gracias a mi amigo y me vine para saber más de cerca de lo que ocurre en el país por los mismos nicaragüenses”, relató Wright.

El estadounidense dijo además que se siente muy conmovido por cómo las personas que protestan en contra del gobierno de Ortega están perdiendo sus vidas.

Tristeza

Joanna Sullivan, originaria de Massachusetts, expresó que se siente muy triste por la situación que atraviesa Nicaragua. Ella visitó el país el verano pasado y quedó hechizada por las bellezas que ofrece al turista extranjero, pero le llamó aún más la atención el calor humano de la gente.

“Es muy triste ver lo que está ocurriendo en Nicaragua, es un país muy bello y muy rico culturalmente. Es una vergüenza que el Gobierno esté reprimiendo a su propio pueblo”, apuntó.

 Protestantes de Masaya, acusados de terrorismo

Sullivan resaltó además, que le gustaría ver nuevamente al pueblo nicaragüense viviendo seguro y con una economía fuerte que ayude a mejorar la vida de todos los nicas y no solo de unos cuantos.

Rachel Browers-Sword, del estado de Wisconsin, quien viajaría por segunda vez a Nicaragua este año, tuvo que cancelar su viaje por la inseguridad del país y calificó de desafortunada la situación por la que atraviesan los nicaragüenses.

Añadió que es inconcebible la represión que el gobierno de Daniel Ortega está realizando en contra de los nicaragüenses.

Por su parte, la nicaragüense Elsa Victoria Cano Amador, originaria del barrio los Ángeles, en Managua, destacó la presencia de los norteamericanos y de otros latinoamericanos que llegaron al evento de los n nicas en Arlington, como “un gran apoyo moral” para el pueblo de Nicaragua.