•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los padres del niño de 14 meses que murió  de un impacto de bala, el pasado 23 de junio en Managua, denunciaron asedio por parte de la Policía Nacional.

Karina Navarrete Sánchez, madre de Teyler Lorío Navarrete, la víctima de menor edad de los ataques parapoliciales, expresó que miembros de la Policía Nacional encapuchados y armados han estado rondando la cancha de Villa San Jacinto, cerca de donde ellos habitan.

 Madre de protestante denuncia amenazas de muerte

“Si bien es cierto no han llegado hasta la casa, pero con su presencia nos sentimos intimidados. Nos están mandando una señal de que aquí estamos y la verdad que sentimos temor”, dijo la madre de la víctima.

Navarrete Sánchez  también aseguró que agentes policiales se presentaron a la casa de sus suegros el pasado domingo a preguntar si íbamos a poner denuncia por la muerte del bebé.

“Mis suegros respondieron que no, porque la Policía podía echarle la culpa a personas inocentes. A como intentaron hacer con el muchacho de la moto de Las Américas 3 que me llevó con mi hijo, herido de muerte, al hospital Alemán Nicaragüense”, recordó Navarrete. 

No espera justicia

Karina Navarrete Sánchez reveló que desde el mismo momento en que su hijo fue declarado muerto perdió las esperanzas de recibir justicia.

“La Policía nunca ha admitido su responsabilidad en los casos en que ha sido mencionada, entonces estamos ante la ausencia (de justicia) en nuestro país. Y sé que de la justicia divina no van a salvarse”, mencionó Navarrete.

 Crisis afecta a más de 50% de Mipymes

Pasado un mes desde la muerte de Teyler, sus  familiares cuestionan el documento forense en el que se marcó como causa de muerte “sospecha de suicidio”.

“La sospecha de suicidio causó un inmenso dolor en la familia porque en qué cabeza cabe que una criatura iba a quitarse la vida, cuando con costo puede tomar su biberón y un arma ha de pesar y hay que utilizar fuerza para detonarla”, lamentó la mamá de Teyler.

En la vivienda de la familia es notoria la ausencia de Teyler, porque –cuenta su madre-- gateaba por toda la casa y era muy risueño.

 Protestantes de Masaya, acusados de terrorismo

“Soñaba con verlo caminar y he soñado que camina. Ojalá sea una señal de Dios que mi hijo camina entre los angelitos”, comentó la joven madre al revelar que su hija de seis años “pregunta por su hermano”.

Teyler recibió un disparo en la cabeza el pasado 23 de junio cuando iba en brazos de su padre Nelson Lorío en el reparto Américas 1. Según la familia, ese día la zona donde ocurrió el suceso  era patrullada por antimotines y civiles encapuchados y armados.