Oliver Gómez
  • |
  • |
  • END

Después de diez días con sed, el agua potable llegó ayer por la tarde a la comunidad Los Vanegas de Nindirí.

Trabajadores de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) desmantelaron la válvula instalada en la zona alta y ubicaron una nueva en la zona baja, explicó Jorge López, habitante del sector. Hasta entonces, gran parte de los vecinos vieron llegar el líquido por sus grifos a eso de las cuatro de la tarde.

Una patrulla de la Policía Nacional acompañó a una cuadrilla de Enacal en estas labores que iniciaron a eso de la una de la tarde. Culminaron a eso de las tres de la tarde sin reportes de incidentes, “pues los jóvenes que resguardaban con piedras la válvula retirada no mostraron mayor resistencia”, relató Miguel Torres, uno de los pobladores,
La nueva válvula está ubicada 100 metros hacia el este de la primera, en las afueras de la finca Monte Cristo. La celebración de los vecinos se mostraba en las calles de Los Vanegas, Los Mayorgas, Los Navarretes, Los Ruices y Los Loáisigas.

Varios vecinos que habitan en la última parte de este poblado dijeron que el agua todavía no llegaba a esa zona, pero tienen la promesa de que hoy serán abastecidos como parte del acuerdo firmado. “Nos toca el agua día de por medio”, dijo Blanca García, vecina de esta zona.

Todos agradecieron a los técnicos de Enacal por este esfuerzo y esperan que mantengan estable la calidad del servicio.