•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El periodista de Canal 10 de televisión de Nicaragua, Roberto Collado Urbina, ha sido liberado esta noche tras ser detenido en Granada por civiles armados cuando daba cobertura a una marcha de los autoconvocados.

Los familiares de Collado Urbina, tras ser puesto en libertad, lo llevaron al hospital Amistad Japón, de Granada, para ser atendido por los golpes que recibió.

De acuerdo con sus familiares, el periodista tenía una profunda herida en la cabeza, al parecer ocasionada por los golpes con AK 47. También presentaba raspones en varias partes del cuerpo y su ropa estaba ensangrentada.

Poco después de ser arrestado, el Canal 10 de televisión "repudió" la captura de su periodista corresponsla en Granada. "Es un grave error", continuó un reportero al dar a conocer la noticia.

Una testigo del hecho declaró al Canal 10 de televisión, mediante una llamada telefónica, que a Collado Urbina lo detuvieron hombres civiles, armados, que viajaban en dos camionetas.

El periodista Roberto Collado Urbina. Cortesía/END

Según el relato, los hombres bajaron de las camionetas, golpearon y luego tiraron al suelo a Collado Urbina.

Mauricio Madrigal, jefe de prensa del Canal 10, dijo a El Nuevo Diario que a Collado Urbina lo capturaron parapolicías y lo trasladaron a la estación de Policía en Granada.

De acuerdo con Madrigal, el periodista Collado Urbina quedó golpeado.

En tanto, la mujer que relató al Canal 10 lo ocurrido afirmó que "donde todo eso ocurrió está la Policía y los paramilitares, está miinado".

Collado Urbina daba cobertura a una manifestación de los autoconvocados en Granada cuando ocurrió el incidente.

En las redes sociales han empezado a circular videos del momento en que hombres encapuchados bajaron de las camionetas y retuvieron al periodista.

Las personas no intervinieron en vista de que los civiles tenían armas.

Debido al riesgo, los demás periodistas que estaban en la zona optaron por huir, conoció El Nuevo Diario.

La captura de Collado Urbina ocurre dos días después de que en Jinotega también detuvieran a un periodista del Canal 10, Paco Espinoza.