•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Roberto Antonio Collado Urbina, corresponsal de Canal 10 en Granada, fue capturado a las 4:30 p.m. de este domingo, mientras daba cobertura a una marcha de ciudadanos que salió de la Plaza de Xalteva en apoyo a los obispos.

Collado fue detenido en la gasolinera Petronic, cuando dos camionetas de la Policía y dos camionetas con civiles armados encapuchados (parapolicías) lo golpearon con fusiles AK-47, se lo llevaron y horas después lo dejaron libre.

Según testigos, los encapuchados rodearon a la gente que marchaba de forma pacífica y al único que se llevaron fue al reportero, sin orden de captura.

“Él me contó que una foto de él andaba en varias páginas de Facebook, donde se hablaba de que lo iban a capturar y asesinar; esas publicaciones eran en contra de su vida, él también decía que estaba en riesgo porque ya le habían hechos varias amenazas, pero que amaba hacer su trabajo y que eso no lo iba a detener, porque su deber era informar a la población”, dijo una testigo que pidió omitir su nombre.

Roberto Collado fue detenido varias horas ayer. Cortesía\END

Santiago Torres, uno de los manifestantes, relató que “Las camionetas con parapolicías y policías ya estaban en la gasolinera esperando la marcha; y cuando apenas íbamos llegando a la gasolinera, ellos se bajan y corren tras el periodista del Canal 10, también buscaban a los otros para llevárselos detenidos. A Roberto lo golpearon e iba ensangrentado”.

Golpeado y aislado 

Roberto Collado Narváez, quien también es periodista, aseguró que su hijo del mismo nombre está golpeado y aislado. Reveló que oficiales de la Policía en Granada le comunicaron a un abogado de la familia que el joven periodista está bajo investigación.

“Un abogado logró entrar a la policía y confirmó que mi hijo está allí, pero los oficiales le informaron que tienen 48 horas para investigarlo y que solo el jefe de Auxilio Judicial puede ordenar su libertad y que no estaba”, dijo su papá.

Roberto Collado Urbina fue dejado en libertad y entregado a sus familiares a eso de la 8.30 p.m., y de inmediato fue llevado al hospital de Granada debido a la gravedad de los golpes. Presentaba una herida profunda en la cabeza, ocasionada por el golpe con AK y raspones en todo el cuerpo; su ropa estaba ensangrentada y sucia. Según su novia, no le entregaron ninguna de sus pertenencias.

Médicos de turno del hospital afirmaron que el estado del periodista era estable.

Piden libertad de prensa

El Movimiento 19 de Abril se pronunció exigiendo que se respete la libertad de prensa, que no se reprima a personas que solo ejercen la labor de informar.

“Capturaron al corresponsal del Canal 10 en Granada, condenamos los actos de violencia en contra de su persona y exigimos su liberación lo más antes posible; vivo se lo llevaron, vivo lo queremos”, expresó el Movimiento en un comunicado.