•   Masaya, Managua, Nicargaua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudiantes de colegios privados de Masaya volverán a las aulas de clase el próximo lunes 6 de agosto, luego de que el curso escolar estuvo suspendido por varias semanas debido a la situación de violencia que ocurrió en esta ciudad, en el contexto de la crisis sociopolítica en el país. 

A pesar  que las autoridades de los colegios Salesiano Don Bosco, Santa Teresita y Nuestra Señora del Pilar pretendían reanudar las clases a partir de hoy, lunes, padres de familia solicitaron aplazar el reingreso para la próxima semana, ante el temor  que causa la presencia de policías y civiles armados en las calles tras la ofensiva realizada en días anteriores para desmontar tranques.

De acuerdo con las redes sociales del colegio Salesiano Don Bosco, se logró consensuar con padres de familia que los jóvenes de secundaria y primaria retornen hasta el próximo lunes, mientras tanto, continuarán con la modalidad de guías de trabajo y plataformas virtuales, como se había venido haciendo desde el pasado 25 de mayo cuando se suspendieron las clases. 

Mientras que los alumnos del preescolar se mantendrán con las guías de estudio por los próximos 15 días. Asimismo, el colegio Nuestra Señora del Pilar emitió en un comunicado que indicó: “Los estudiantes no vendrán al centro. Acogemos y agradecemos la preocupación de los padres de familia por el cuidado y protección de sus hijos”.

Pocos estudiantes

Por otro lado, aunque los colegios públicos y subvencionados de Masaya, como el Liceo Cristiano El Maestro, Cristóbal Rugama, Rafaela Herrera, Humberto Alvarado, Instituto José de la Cruz Mena y el Instituto Central Dr. Carlos Vega Bolaños, reanudaron las clases desde el lunes pasado. 

Sin embargo, la afluencia de estudiantes era poca, por la situación de incertidumbre que aún se vive en las calles. La mayoría de estudiantes que acudieron a los centros esta semana iban acompañados de sus padres. 

Según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), al menos 35 personas fallecieron en Masaya entre abril y julio, cuando inició la represión gubernamental en contra de manifestantes.