•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 16 médicos denunciaron ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en Estelí, que son señalados por las autoridades de financiar a grupos delincuenciales.

Los médicos, que trabajan en los hospitales de La Trinidad y la ciudad de Estelí, manifestaron temor de que el Gobierno tome represalias contra ellos por haber atendido a heridos durante las protestas ciudadanas de los últimos tres meses.

Leoneses marchan en apoyo de médicos

Los médicos del hospital de La Trinidad atendieron a manifestantes heridos hasta el día 3 de julio, cuando civiles armados encapuchados y policías desmantelaron el tranque que los protestantes antigubernamentales mantuvieron por casi cinco semanas en el kilómetro 124 de la carretera Panamericana.

En Carazo y León 

La mañana del sábado, unos 40 trabajadores de la salud, entre médicos, enfermeras, personal de limpieza y guardas de seguridad, fueron despedidos del Hospital Regional Santiago de Jinotepe.

Según el cirujano general Julio Sánchez, él recibió una llamada telefónica del hospital pidiéndole que se presentara con urgencia. "Cuando llegué al hospital estaban varios de mis compañeros médicos, el subdirector y el director de recursos humanos; fue cuando me dieron la carta de despido, que no explica ni las causas ni bajo qué artículo estamos siendo despedidos", relató.

Para el cirujano, el único motivo que pudo causar su despido, fue haber atendido a varios jóvenes heridos durante los ataques de civiles armados encapuchados y policías contra protestantes.

Entre los médicos despedidos están tres cirujanos generales, de los siete que atendían; cinco médicos generales, personal de la sala de rayos X, dos camilleros, tres ayudantes de limpieza y dos anestesiólogos, entre otros.

En el hospital de León fueron despedidos 14 trabajadores de la salud, ocho médicos especialistas entre ellos, el viernes pasado. Estos han estado protestando en las calles de esa ciudad y anunciaron que denunciarán su situación ante organizaciones internacionales.

Brenes lamenta

El cardenal Leopoldo Brenes expresó este domingo su tristeza por el despido de decenas de médicos y enfermeros de hospitales públicos, por haber atendido a heridos en ataques armados a manifestantes.

"Es triste, porque que los enfermos necesitan atención médica”, dijo Brenes, quien reprochó que se despida a personal de salud por brindar un servicio humanitario en base al juramento hipocrático que hacen cuando se gradúan de medicina.

"Ellos tienen un juramento, de asistir a todos y sé que muchos lo hicieron", enfatizó el arzobispo de Managua.